Rafa Márquez
Rafa Márquez, en una imagen de archivo. AFP

Las autoridades de Estados Unidos han sancionado al futbolista mexicano Rafa Márquez por supuestos vínculos con el narcotráfico. El central azteca, capitán de la selección nacional, fue jugador del Barcelona entre el 2003 y el 2010 y actualmente milita en el Atlas, cuando está a punto de cumplir 39 años.

Estados Unidos, de hecho, ha publicado una lista con todos los afectados: un total de 22 ciudadanos y 42 empresas por una serie de actividades relacionadas con el narcotraficante Raúl Flores. Al jugador le acusan de "haber manejado activos" para él.

El cantante Julión Álvarez también está implicado, y desde el Tesoro estadounidense se apunta que la relación entre Rafa Márquez y el narcotraficante "es muy larga" y lleva "aproximadamente 20 años", en los que el defensa mexicano ha actuado como "testaferro importante" para Flores Hernández, según aseguró a periodistas un alto funcionario estadounidense, que pidió el anonimato.

En el caso del cantante, que dirige el grupo regional mexicano Julión Álvarez y su Norteño Banda, la relación "también es importante" y se ha mantenido a lo largo de "los últimos diez años", de acuerdo con la fuente.

Las sanciones congelan cualquier propiedad que Márquez, Álvarez y el resto de afectados pudieran tener en Estados Unidos y prohíben a estadounidenses implicarse en transacciones financieras con ellos, pero no resultan en la incautación de sus propiedades ni les someten a cargos criminales, explicó el funcionario.

El anuncio es el resultado de una "investigación de varios años" entre varias agencias de Estados Unidos y el Gobierno mexicano, y busca entorpecer las actividades de Raúl Flores Hernández, un narcotraficante poco conocido pero que Washington considera "de la misma talla que El Chapo (Guzmán)", indicó la fuente.

"Es un narco no muy conocido hasta el día de hoy pero nosotros lo consideramos de los grandes en el narcotráfico en México", afirmó el funcionario.

Flores Hernández lleva "más de 30 o 35 años" activo al frente de un cártel que lleva su nombre, Flores, y "ha amasado una gran fortuna" de "decenas o cientos de millones de dólares" que invertía "en una gran red de empresas", muchas de ellas en la ciudad de Guadalajara, añadió la fuente.