Sábanas pegadas
Eduardo Costa.
El centrocampista brasileño del Espanyol no se presentó al entrenamiento matinal de su equipo. Tras varias llamadas, fue localizado a las doce de la mañana y confesó haberse dormido.