Rugen ante el Valencia
El delantero del Athletic Llorente intenta llevarse el balón ante Albiol, del Valenca, ayer en Mestalla. (Bruque / EFE).

El Athletic se impuso ayer con solvencia al Valencia y acabó su sequía en Mestalla, que se prolongaba desde 1988. El equipo que dirige Joaquín Caparrós demostró una gran personalidad en el feudo valencianista: jugó sin complejos y supo leer a la perfección el ritmo que demandaba el choque.

El Athletic quiso que fuera el Valencia el que mostrara primero sus intenciones y sólo Joaquín parecía dispuesto a convertirse en una amenaza para Aranzubia.

Mientras, los rojiblancos empezaron a probar la forma de Cañizares con un lanzamiento de cruzado de Etxeberría, que repelió con una buena estirada. Poco después llegó el 0-1: una falta en la frontral del área la ejecutó Yeste con maestría para poner en ventaja al Athletic.

El tanto en contra llevó a las filas valencianistas el nerviosismo, que se vio acrecentado por los primeros pitidos. Así se llegó a la segunda parte, donde el Valencia salió apretando.

Pero cuando parecía que los de Mestalla estaban a punto de empatar, el Athletic se sacó de la chistera una fenomenal jugada que significó la sentencia: un centro de David López desde la derecha lo cabeceó Llorente solo al fondo de la red de Cañizares. El propio Llorente redondeó su actuación en el descuento con el 0-3.

Caparrós, muy «satisfecho»

Joaquín Caparrós, entrenador del Athletic, afirmó tras la goleada en Mestalla que éste era el partido de los disputados fuera de casa que «más satisfecho» le ha dejado. «En Villarreal también jugamos muy bien, pero perdimos y no es lo mismo si además de jugar bien, se gana que si no se consigue el triunfo», dijo. «Son tres puntos muy importantes en sí mismos y también por la clasificación. Hay que pensar en que la gente puede disfrutar, pero que hay que empezar a preparar otro encuentro», añadió Caparrós.