Ronaldo
El jugador del Corinthians Ronaldo Nazario de Lima besa la medalla de campeón de la Copa de Brasil tras el empate 2-2 contra el Internacional EFE

El Corinthians, del goleador Ronaldo Luiz Nazario de Lima, se consagró hoy como campeón de la Copa de Brasil con un empate 2-2 en su visita al Internacional y obtuvo la clasificación directa para la Copa Libertadores de 2010.

Desde su regreso al fútbol brasileño, este es segundo título de Ronaldo, tras el Campeonato Paulista , en el que el Corinthians se proclamó campeón sin perder un solo partido.

Desde su regreso al fútbol brasileño, este es segundo título de Ronaldo, tras el Campeonato Paulista

Sendos tantos en el primer tiempo de Jorge Henrique (m.19) y André Santos (m.28) certificaron hoy el 2-0 de la ida, jugado hace dos semanas en Sao Paulo, e hicieron inútil la remontada 'colorada' en Porto Alegre, que obró Alecsandro con un doblete (ms.71 y 75).

En el primer tanto, Jorge Henrique conectó de cabeza un centro desde la banda izquierda de André Santos, que se acaba de incorporar al equipo después de participar con Brasil en la conquista de la Copa Confederaciones de Sudáfrica.

El lateral izquierdo conseguiría anotar el segundo, después de una triangulación en la frontal del área con la que se plantó solo ante el arquero Lauro, quien nada pudo hacer ante su tiro a bocajarro.

Alecsandro, que había entrado suplente, consiguió igualar el marcador primero al aprovechar un mal rechace de la zaga del Corinthians y después, con un remate de cabeza.

El partido concluyó con las expulsiones por roja directa del argentino Andrés D'Alessandro, del Internacional, de Elías, del Corinthians, y de los dos técnicos, el local Tite y el visitante Mano Menezes.

La gran ventaja que obtuvo el Corinthians en la ida y en los primeros compases del encuentro de hoy hizo que no necesitase de una actuación brillante del mundialista Ronaldo, que sí anotó uno de los dos goles del partido de ida.

La Copa de Brasil fue precisamente el torneo en el que debutó Ronaldo después de la grave lesión que le apartó de las canchas por trece meses.