Un gol de penalti de Daniele De Rossi a falta de diez minutos para el final del encuentro otorgó la Supercopa de Italia al Roma, que venció al Inter Milán en el Giuseppe Meazza (0-1).

El triunfo supone, además de la conquista del primer título en disputa del curso, una particular revancha para el cuadro capitalino, que perdió este título hace un año precisamente ante el equipo dirigido por Roberto Mancini, campeón de la Liga en el pasado ejercicio.

El cuadro de Luciano Spalletti, que afrontó el choque como vigente campeón de la Copa de Italia, disputó el final del encuentro con un jugador menos por expulsión de Simone Perrotta.

Minutos después, De Rossi transformó el penalti señalado por la falta cometida por Nicolás Burdisso a Francesco Totti.