Ricky Rubio y Marc Gasol
Marc Gasol de Grizzlies intenta bloquear a Ricky Rubio (i) de Timberwolves. EFE

El base español Ricky Rubio anotó ocho de sus 17 puntos en el último cuarto y lideró el ataque de los Minnesota Timberwolves por 90-89 sobre los Memphis Grizzlies, de su compatriota Marc Gasol, que vieron rota su racha de ocho triunfos seguidos.

Parecía que Rubio se había lastimado nuevamente el tobillo que lo mantuvo fuera de acción durante 42 partidos, cuando restaban seis minutos por jugarse. Pero regresó un minuto más tarde, anotó dos triples y dos desde la línea de personal cuando restaban 10,2 segundos para el final del tiempo reglamentario y dio la ventaja definitiva a Minnesota.

Los Timberwolves (10-40), últimos en la División Noroeste, fueron conducidos por Rubio, que jugó 26 minutos, encestó 6 de 12 tiros de campo, 3 de 4 triples, 2 de 2 desde la línea de personal, logró cinco rebotes, entregó cinco asistencias y recuperó tres balones. El alero Andrew Wiggins sumó 18 tantos y Thaddeus Young aportó 14 para Minnesota.

Los Grizzlies (37-13) no pudieron sumar su novena victoria seguida, pero se mantienen líderes en la División Suroeste. El pívot español Marc Gasol, el alero Jeff Green y el base Mike Conley dirigieron a los Grizzlies con 15 puntos cada uno. Gasol jugó 32 minutos, encestó 6 de 9 tiros de campo, 3 de 3 desde la línea de personal, logró tres rebotes, entregó dos asistencias, recuperó tres balones y puso un tapón.

90 - Minnesota Timberwolves (24+19+22+25): Rubio (17), Martin (11), Pekovic (13), Young (14), Wiggins (18) -cinco inicial-, Bennett (6), Dieng (4), LaVine (-) y Williams (7).

89 - Memphis Grizzlies (23+20+26+20): Conley (15), Lee (14), Gasol (15), Randolph (6), Jeff Green (15) -cinco inicial-, Leuer (-), JaMychal Green (8), Allen (6), Koufos (2), Udrih (4) y Calathes (4).

Árbitros: Matt Boland, Mark Ayotte y David Jones. No señalaron faltas técnicas. No hubo eliminados por personales.

Incidencias: Partido de la jornada de baloncesto profesional de la NBA que se disputó en el Target Center, en Minneapolis, ante 14.388 espectadores.