Kaká
Kaká, en una imagen de archivo. Agencias

El Real Madrid sigue rastreando el mercado de verano para confeccionar su plantilla, con garantías suficientes, para obtener algún título a final de la próxima temporada.

Tras los sonoros refuerzos materializados por su rival directo, el Barcelona, Ramón Calderón se resiste a desechar sus promesas electorales de hace ya un año y, según publica el diario Marca en su edición impresa, podría haber ofrecido 90 millones de euros para contratar a Kaká.

El rumor, que revolucionó Italia la tarde del pasado jueves, responde a una nueva ofensiva del conjunto madridista que no desiste de hacerse con el que sería el fichaje del siglo, por lo tortuoso de su materialización. Con semejante cifra, el mediapunta brasileño se convertiría en el fichaje más caro de la historia, por delante del cosechado en 2001 por Florentino Pérez, cuando consiguió hacerse con los servicios del francés Zinedine Zidane (72 millones) y, un año antes, con el transfuguismo más sonado, el del portugués Luis Figo (60 millones).

Desde el club blanco, ni se confirma ni se desmiente dicha información, alimentando el rumor bajo la necesidad del conjunto madridista de incorporar a un jugador de primer orden mundial entre sus filas, de calidad contrastada para la consecución de los objetivos fijados para la próxima campaña, entre los que destaca, la conquista de la décima Champions League.

El jugador, alagado por las intenciones desde la ´casa blanca´ por cerrar la contratación, nunca ha expresado al cien por cien su negativa para formar en el Real Madrid, cosa que utiliza Calderón para continuar con la realización de "su sueño".

La excusa es Baptista

El motivo por el que se ha avivado la posibilidad de que Kaká cambie de aires surge de la oferta presentada, desde las filas milanistas, por el delantero brasileño del Real Madrid Julio Baptista. Berlusconi ha ofrecido 17 millones de euros por contratar al ariete brasileño, que ha visto revalorizado su caché tras cuajar una magnífica Copa América, aunque el conjunto madridista no tiene intención de traspasarle por menos de 20 millones.

El ariete, que ha manifestado en varias ocasiones su intención de realizar la pretemporada con el Real Madrid, para poder hacerse con un puesto en la plantilla de cara a la próxima temporada, ha rechazado recientemente una oferta del Villarreal, debido a que el conjunto castellonense no disputará la próxima edición de Champions League. "Míster X", apodo que le han puesto en la prensa italiana, dejaría de ocupar plaza de extracomunitario a finales de agosto, elemento que hace más atractivo para el Milan de Ancelotti, conseguir la contratación de ´La Bestia´.

Cesc sigue sin ´negar´ al Madrid

Otro de los culebrones de este verano, el fichaje de Cesc Fábregas, va camino de vivir su ´enésima´ entrega, ya que el jugador continúa sin desmentir su interés por vestir de blanco en un futuro no muy lejano. El jugador, que desechó la posibilidad de cambiar el Arsenal de Wenger por el nuevo Madrid de Schuster esta temporada, ha manifestado que él no ha negado al club madridista. "No he dicho no a nadie", aseguró el mediocentro catalán, dejando claro que continúa en la entidad inglesa por considerar que es el sitio más adecuado, "por el momento".

La contratación del canterano del Barcelona supondría la materialización de otra de las promesas electorales del presidente del Real Madrid, Ramón Calderón, realizada en la pasada candidatura. Además, el máximo mandatario madridista ha asegurado tener fichado al joven jugador de cara a la temporada 2008-2009.

A pesar de todo, desde las capas altas de la entidad madridista, aseguran que la plantilla aún no está cerrada y que falta algún jugador por llegar.