El Real Madrid se queda otra vez a las puertas del cielo, el Maccabi se lleva la Euroliga

Schortsanitis y Rudy Fernández
Schortsanitis y Rudy Fernández
EFE

Otra vez a las puertas del cielo, un nuevo subcampeonato de Europa para el Real Madrid. El Maccabi se llevó la Euroliga tras un partido de infarto que se decidió en la prórroga a favor de los israelíes (86-98). Los blancos deben esperar un año más, y serán al menos 20, para reinar de nuevo en el viejo continente: la Novena se resiste.

El Madrid empezó frío, igual que le sucedió el viernes. Poca anotación y solo Rudy con las ideas claras en ataque, lo que provocó las primeras ventajas de los macabeos. Apenas cinco puntos en cinco minutos lograron los madridistas y el  7-13 en contra, con un Devin Smith en racha, provocó el primer tiempo muerto de Laso.

Fue en ese momento cuando los blancos empezaron a calentar, a coger sus primeras sensaciones. La defensa apretó, Llull empezó a dirigir con mucho acierto (6 asistencias en la primera parte) y surgió, una vez más la figura de Felipe Reyes. El capitán blanco dominó el tablero rival con una facilidad impresionante, reboteando y anotando a placer ante la impotencia de los pívots del conjunto israelí.

Los mejores minutos blancos dejaron un parcial de 11-0 y la ventaja llegó a ser hasta de 11 puntos (33-22) coincidiendo con la entrada de Sergio Rodríguez. Pero el Maccabi jamás se rindió, no se desesperó ante la importante diferencia en el marcador y, con el recuerdo de su impresionante remontada ante el CSKA, fue reduciendo la distancia poco a poco, punto a punto. La línea de tiro libre fue su gran aliado y con un acierto perfecto desde la línea la distancia fue quedando en nada.

Unos minutos de desacierto del Real Madrid y un triple sobre la bocina de Blu cerraron un parcial de 11-2 para los macabeos, que lograron llevar el choque al descanso con absolutamente todo por decidir.

El Maccabi llevó de nuevo el partido a su terreno tras el descanso. Ritmo bajo, pocas canastas para frenar al mejor ataque de Europa fue la receta de David Blatt, impecable en la dirección. Los macabeos se pusieron por delante de nuevo en el marcador (40-41) y el choque entro en un intercambio de ventajas.

Mirotic, desaparecido en la primera parte, anotó su primera canasta, pero los israelíes tenían mejores sensaciones. Cada balón suelto era suyo, cada rebote en canasta madridista era de los macabeos, que gozaron de una ocasión tras otra para anotar. Hickman tuvo un cuarto realmente inspirado, y Sergio Rodríguez salió para poner la réplica y anotar seis puntos importantísimos para mantener a su equipo por delante en el marcador.

Dos arriba el Madrid y diez minutos para decidir el campeón de Europa. El partido era ya una guerra, el terreno que le convenía a Maccabi, pero el Madrid no se arrugó. El Chacho tomó el mando del partido y, pese a algún fallo, mantuvo en el partido a su equipo hasta que hizo su cuarta personal.

El partido llegó igualado a tres minutos del final, y en ese escenario se movió mejor el equipo israelí. Todos los rebotes fueron suyos, todos los balones sueltos quedaron en manos macabeas, que entraron en el último minuto 4 arriba. Pero el Madrid supo sufrir en defensa, tuvo sangre fría en los tiros libres y forzó la prórroga tras un lanzamiento fallado por Rice sobre la bocina.

El tiempo añadido estuvo cargado de tensión, y ahí se vio de nuevo mejor al Maccabi. Liderado por un impresionante Rice, la fe del conjunto israelí fue infinita, mientras que el Madrid tuvo miedo al desenlace.

La primera canasta en juego de los blancos llegó a los cuatro minutos de la prórroga, y para entonces la distancia ya era insalvable. La Novena debe esperar un año más.

- Ficha técnica:

86 - Real Madrid (16+19+20+18+13): Llull (-), Darden (7), Rudy Fernández (15), Mirotic (12), Bourousis (12) -cinco inicial- Reyes (12), Sergio Rodríguez (21), Slaughter (2), Mejri (-), Carroll (5) y Díez (-).

98 - Maccabi Electra Tel Aviv (15+18+20+20+25): Ohayon (4), Hickman (18), Smith (15) Pnini (-), Schortsanitis (9) -cinco inicial- Tyus (12), Blu (14), Rice (26) e Ingles (-).

Árbitros: Christos Crhistodoulous (GRE), Sasa Pukl (SLO) y Milivoje Jovcic (SRB). Eliminaron por cinco faltas personales a Schortsanitis (min.34).

Incidencias: Final de la Euroliga, disputado en el Mediolanum Forum de Milán ante 11.843 espectadores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento