Informaciones en su contra. El ciclista Michael Rasmussen no debería de haber tomado la salida el pasado Tour, según las conclusiones de una comisión independiente que, por encargo de Rabobank, el patrocinador del danés, investigó el presunto asunto de dopaje. La dirección del equipo disponía de suficientes informaciones para tomar la decisión de no darle permiso a Rasmussen.