El entrenador del Racing de Santander, Paco Fernández, reconoció que decidieron no jugar ante la Real Sociedad, en el partido de vuelta de cuartos de final de la Copa del Rey, por respeto a la "dignidad personal y profesional" de toda su plantilla y cuerpo técnico, además de agradecer a toda la afición el apoyo recibido estos días.

La plantilla montañesa, que no cobra desde comienzos de temporada, optó por presionar al Consejo de Administración, que hizo oídos sordos. "Sentimos haber tenido que tomar esta medida, sobre todo porque los muchos niños que empiezan a sentir los colores del Racing. Espero que sus padres puedan explicárselo mañana o en un futuro", dijo en rueda de prensa.

Lo hemos hecho por respeto al fútbol y al deporte que amamos

"Quiero agradecer a todos las muestras de apoyo que hemos tenido durante la semana. No ha sido una decision fácil, pero ha sido mucho mejor al sentirnos arropados, nos ha dado mucha mas fuerza como deportistas y representantes de un equipo histórico como éste", comentó el técnico.

"Esta plantilla, su cuerpo técnico y los demás integrantes del Racing lo hemos hecho por respeto al fútbol y al deporte que amamos. Y por respeto a nosotros mismos. No podemos seguir así", manifestó Fernández, que atribuyó "valentía y coraje" a todos sus jugadores.

El entrenador del Racing recordó, además, que para muchos el partido ante la Real Sociedad era el más importante de sus humildes carreras. "Probablemente era el partido más importante que íbamos a jugar. Pero lo hemos cambiado por la dignidad personal y profesional", espetó.

"Ahora la Liga es nuestro futuro, el ascenso es nuestro futuro, pero la cabeza no la tenemos en las mejores condiciones. El jugador no está a lo que tiene que estar, necesitamos normalidad cuanto antes y queremos arreglar esto cuanto antes", finalizó el entrenador del Racing de Santander, que no espera sanción de la Real Federación Española de Fúbtol.

Las posibles sanciones

El Comité de Competición se reunirá este mediodía y aplicará el Código Disciplinario de la Federación Española vigente, que, por incomparecencia, que es lo que ocurrió anoche, contempla las siguientes sanciones: "Si la competición es por eliminatorias se considerará perdida para el incomparecido y el incomparecido o retirado no podrá participar en la próxima edición del torneo".

En cuanto a la multa económica: "En todo caso cualquier clase de incomparecencia determinará la imposición al club infractor de multa en cuantía de 3.006 a 12.021 euros".

Se especifican también las sanciones a los responsables de la incomparecencia: "Las personas que fueran directamente responsables de la incomparecencia prevista en el artículo 77 serán sancionadas con suspensión de dos a seis meses, como autores de una infracción de carácter grave".

Los precedentes

El plantón que el FC Barcelona dio al Atlético de Madrid en la vuelta de las semifinales de la Copa de 2000 es el precedente más sonado de incomparecencias a partidos, que fue sancionada con la exclusión del club de la siguiente edición copera y luego perdonada por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).  El Barcelona, que había perdido 3-0 en el partido de ida en el Vicente Calderón, se negó a jugar aquel encuentro, el 24 de abril del año 2000 en el Camp Nou, por no disponer de jugadores suficientes al coincidir el encuentro con una jornada reservada a las selecciones nacionales.

El Barcelona fue castigado con su exclusión en la siguiente edición, pero fue amnistiado por el presidente Villar tras ser reelegido

Al no conseguir que la RFEF retrasara la fecha, el Barça saltó al campo con diez jugadores y un único suplente, momentos antes de que su capitán, Pep Guardiola, comunicase al árbitro, el asturiano Manuel Díaz Vega, que su equipo no iba a jugar. El Barcelona intentó evitar sin éxito la sanción que estipula el régimen disciplinario de la RFEF, con recursos en todos los comités federativos y el Comité Español de Disciplina Deportiva (CEDD), que tampoco estimó la reclamación del club azulgrana, entrenado entonces por el holandés Louis van Gaal y presidido por Josep Luis Núñez.

El CEDD confirmó la decisión de los otros comités de dar por perdida la eliminatoria al Barcelona y excluir al club de la siguiente edición de la Copa, además de imponerle una multa de dos millones de pesetas. Pero el Barça volvió a entrar en el sorteo copero de la temporada siguiente, ya que el presidente de la RFEF, Ángel María Villar, anunció la concesión de medidas de gracia como ha hecho siempre que ha sido reelegido en el cargo, como ocurrió hace catorce años cuando inició su cuarto mandato.

Además del Barça, en la nómina de incomparecientes coperos figuran otros equipos más modestos como el Vecindario y L'Hospitalet, que fueron sancionados por su ausencia en los partidos que debían disputar ante el Real Unión de Irún y el Deportivo. En septiembre de 2007 el Vecindario no acudió a Irún donde debía enfrentarse al Real Unión, ambos equipos de Segunda B, y justificó su ausencia con el argumento de que había sido imposible lograr un vuelo a Bilbao.

Temporadas antes, en diciembre de 2001, el Deportivo pasó a los cuartos de final de la Copa sin necesidad de disputar un sólo encuentro de octavos, después de que L'Hospitalet, cumpliese su amenaza de no acudir al partido de ida. El equipo catalán, que militaba en el grupo II de la Segunda División B, confirmó lo que había anunciado ya que el Depor se negó a jugar sobre el césped artificial del campo de L'Hospitalet después de que la RFEF descartar un campo de rugby, presentado como alternativa, para escoger como escenario del partido el Miniestadi, propiedad del FC Barcelona.

Fuera de la Copa del Rey equipos como el Compostela y el Ceuta protagonizaron otras incomparecencias por huelgas de jugadores, en el caso del club gallego, y por contar con un número de futbolistas inferior al requerido en el caso del equipo de la Regional ceutí, que saltó al césped con siete y a los 45 segundos se retiró del campo.

Lavín no dimite

Ángel Lavín, presidente del Racing de Santander, ha suspendido la junta de accionistas convocada para el viernes, alegando que adopta esta decisión para que el candidato a relevarle pueda "justificar adecuadamente su condición".

Lavín subraya en un comunicado que ha comprobado que en la cámara de comercio de Amsterdam que el administrador de WGA Assets and Wealth "sigue siendo, como desde su constitución, Ahsan Ali Syed".

Laplantilla dio un ejemplo de profesionalidad y de coherencia del que nos sentimos orgullosos todos

El cuestionado presidente del Racing, cuya dimisión pide unánimemente todo el racinguismo, incluidos los jugadores y técnicos del primer equipo que hoy se han negado a jugar ante la Real Sociedad (Copa del Rey) echando un órdago a Lavín, considera que el administrador holandés que ha llegado a Santander, Onur Arslan, "no ha exhibido documento alguno más que su palabra".

Además, Lavín afirma que "ninguna voz ha puesto de manifiesto qué consecuencias tendría" que dimitiera de su cargo y añade que es la "responsabilidad" la que le lleva a permanecer en la presidencia "sabedor de que al día siguiente de mi dimisión, sobrevendría la liquidación del club si la sucesión no está prevista y dispuesta de antemano".

Por su parte, el alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, ha elogiado este viernes la "profesionalidad" y la "coherencia" de la plantilla del Racing después de que ayer el club cántabro decidiera no disputar el encuentro de cuartos de final de la Copa del Rey contra la Real Sociedad como protesta por la no dimisión del actual consejo de administración.

"Ayer la plantilla dio un ejemplo de profesionalidad y de coherencia del que nos sentimos orgullosos todos", ha apuntado en una entrevista en Cadena Ser recogida por Europa Press, en la que también ha mostrado su apoyo al cuerpo técnico del Racing.