Puyol
Puyol, ante el Madrid. REUTERS

El capitán del FC Barcelona, Carles Puyol, ha asegurado que "ahora mismo es difícil" que pueda alinearse en la final de la Copa del Rey del próximo miércoles, un partido que no estará influido "para nada" por el empate liguero (1-1) en el primero de los cuatro 'clásicos' frente al Real Madrid.

"No creo que este partido influya para nada el miércoles. Una final siempre es algo diferente, se enfrentan dos grandes equipos y los dos en un buen momento. Nada tiene que ver con el partido ni con la trayectoria de cada uno. Será muy intenso", señaló Puyol en rueda de prensa.

Una final siempre es algo diferente, se enfrentan dos grandes equipos y los dos en un buen momento

En esta línea, el capitán no sabe "quién sale reforzado" del empate en el Santiago Bernabéu. "Nosotros salimos contentos por un buen resultado que podría haber sido mejor. Nuestra idea fue ir a ganar como en todos los campos, pero a veces no se puede", se resignó el defensa, contento porque "hay una semana menos y la misma distancia" de ocho puntos sobre el Real Madrid.

"Con muchísimas ganas" para sacar la mejor nota de este "reto" de los cuatro 'clásicos', de este "mano a mano muy bonito con el máximo rival", Puyol no sabe hasta qué punto podrá aportar debido a su estado físico.

El capitán reapareció el sábado en el feudo madridista tras "tres meses muy duros" de ausencia y fue sustituido por precaución, por lo que no sabe si podrá participar en la final copera. "No he probado a entrenar fuerte, creo que ahora mismo sería difícil, pero nunca se sabe dentro de 48 horas", dijo enigmático.

"Me sentí muy bien, con muchísimas ganas e ilusión. Lo he pasado muy mal y era un lugar perfecto para volver. Pep me preguntó si estaba para jugar y le dije que sí. Me encontré muy bien, sobre todo en la primera parte. Hasta que aparecieron las molestias en el isquio todo fue perfecto", detalló.

Pese a su leve recaída, el zaguero defendió que su regreso "no fue precipitado" y asumió que "siempre hay riesgos" en casos como estos. "Tomamos la decisión correcta", defendió Puyol, algo confuso por una "lesión extraña que se ha marchado igual que llegó, sin avisar".

Además, el capitán defendió la labor de David Villa, que atraviesa una llamativa sequía goleadora. "Está haciendo muy buenos partido ayudando mucho al equipo tanto ofensiva como defensivamente. A los delanteros se les pide goles, pero nosotros también valoramos otras cosas", zanjó.