José María del Nido.
Fotografía de archivo (Málaga, 15/04/2011) del abogado y expresidente del Sevilla José María del Nido. EFE

Josep Lluis Núñez, que fue presidente del Barcelona durante 22 años, de 1978 al 2000, es el último directivo futbolístico encarcelado por infracciones de orden económico, siguiendo los pasos de José María del Nido (Sevilla) o el alemán Uli Hoeness (Bayern Múnich).

Los tribunales de justicia, tanto en España como en Europa, han estrechado el cerco sobre los dirigentes futbolísticos, privando al mundo del balompié del halo de invulnerabilidad que parecía tener en materia judicial.

El 5 de marzo pasado corrió la misma suerte Del Nido. El presidente del Sevilla, abogado, ingresó en la cárcel en cumplimiento de la sentencia del caso Minutas de corrupción en Marbella (Málaga), por el que fue condenado a siete años de prisión por prevaricación, malversación y fraude.

Del Nido entró de forma voluntaria en la cárcel Sevilla I, antes de que la sección tercera de la Audiencia de Málaga se pronunciara sobre su petición de suspender la ejecución de la condena mientras se tramitaba la solicitud de indulto.

De Alemania a Italia, Rumanía, Francia...

El 2 de junio el expresidente del Bayern Múnich Uli Hoeness se sumó al desfile para empezar a cumplir su condena por fraude fiscal en la cárcel de Landsberg.

La Audiencia Provincial de Múnich había declarado a Hoeness, el 13 de marzo pasado, culpable en siete casos de fraude fiscal y lo condenó a tres años y seis meses de cárcel. El dirigente admitió que había evadido impuestos.

Los casos se multiplican. El pasado 4 de marzo, un tribunal dictó penas de cárcel para ocho responsables del fútbol rumano, incluyendo el exdefensa internacional Gheorghe Popescu, por evasión fiscal y blanqueo de dinero.

El francés Michel Platini, actual presidente de la UEFA, fue condenado por su implicación en el caso de la 'caja negra' del Saint EtienneEn Italia varios directivos de cuatro de sus equipos han tenido problemas con la justicia, tanto del Milán como de la Juventus, la Fiorentina y el Lazio a raíz del llamado caso 'Calciopoli', que se descubrió en 2006.

El suizo Marc Roger, expresidente del FC Servette, fue acusado en 2004 de quiebra fraudulenta, gestión desleal y abuso de confianza durante su mandato en el club de fútbol ginebrino.

Bernard Tapie, presidente del club de fútbol Olympique de Marsella, en 1994 tuvo problemas con la justicia y se le prohibió desempeñar cualquier función directiva en el Olympique a raíz de irregularidades económicas y deportivas durante su gestión al frente de esta entidad deportiva que había adquirido en 1986 por lo que fue condenado a dos años de cárcel, de los cuales ocho meses firmes.

El propio presidente de la UEFA, el francés Michel Platini, a su vez vicepresidente de la FIFA, fue condenado por su implicación en el caso de la 'caja negra' del Saint Etienne, sobre la utilización de dinero para el pago de primas a algunos jugadores de un fondo no declarado.

En julio de 2012 un tribunal turco condenó a seis años y tres meses de prisión al presidente del Fenerbahçe, Aziz Yildirim, por amaño de partidos y formación de una organización criminal.

En el continente americano también hay casos notorios. En mayo de 2012, el Tribunal Superior de Medellín (Colombia) revocó la sentencia absolutoria y condenó a los exdirigentes del club Independiente Medellín, Rodrigo Tamayo Gallego y Mario de Jesús Valderrama, por el delito de lavado de activos agravado.

En noviembre de 2003, un tribunal peruano ordenó la captura del expresidente del club Alianza Lima Guillermo Alarcón, quien fue procesado por presuntas irregularidades durante su gestión.

España y sus presidentes

En España, a la lista encabezada por Núñez y Del Nido se pueden sumar los nombres de Manuel Ruiz de Lopera, José María González de Caldas, Ángel Lavín "Harry" y Augusto César Lendoiro. Todos ellos han sufrido diversas vicisitudes judiciales.

El expresidente del Barcelona Sandro Rosell dejó su cargo, "por motivos personales", un día después de que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz admitiera a trámite la querella de un socio por disconformidad con las cuentas del fichaje de Neymar, la estrella brasileña.

El fallecido Jesús Gil, en el Atlético de Madrid, Agapito Iglesias, máximo accionista del Zaragoza, Ángel Lavin, nombrado por el indio Ahsan Ali Syed en el Racing de Santander, son otros casos famosos.

En el Rácing de Santander tuvieron hace diez años a Dimitri Piterman, empresario de origen ucraniano y nacionalidad estadounidense, que después se hizo cargo del Alavés entre 2004 y 2007. Por su gestión fue condenado a quince años de inhabilitación y a indemnizar al club con 6,8 millones de euros, tras ser considerado culpable de llevar al equipo a un concurso de acreedores.

Al Real Madrid también le han salpicado las cuentas de algunos de sus presidentes con los tribunales, como Ramón Calderón, que tuvo que responder por cuatro presuntos delitos, entre ellos el de fraude en los votos en la Asamblea del club de 2008. O como Lorenzo Sanz, otro expresidente blanco, aunque sus numerosas causas tuvieron más que ver con sus negocios particulares y cuando estaban fuera ya de la dirección del club.