¿Por qué perdió España ante Suiza?

  • La derrota ante Suiza complica la clasificación para octavos.
  • España abusó del toque y tuvo poca llegada.
  • El combinado nacional no mejoró con las sustituciones.
Casillas observa cómo Fernandes celebra el gol de Suiza.
Casillas observa cómo Fernandes celebra el gol de Suiza.
Ali Haider / EFE

Parece evidente que si una de las favoritas para ganar el Mundial cae estrepitosamente en su debut ante una selección teóricamente inferior, es que algo ha fallado.

Hace dos años, España levantaba la Eurocopa en Viena mientras que Suiza quedaba última en un grupo compuesto por Portugal, Turquía, República Checa y la propia selección helvética. El miércoles, en Durban, la roja tuvo atasco de ideas y cayó derrotada ante la discreta selección entrenada por Hitzfeld.

Ahora España se complica la clasificación a octavos hasta el punto de que podría quedarse fuera aunque ganara sus partidos ante Chile y Honduras (en caso de un hipotético triple empate a puntos).

Es el peor comienzo mundialista de España desde 1998, cuando la selección entonces dirigida por Clemente fue incapaz de pasar la primera ronda y comenzó con una derrota ante Nigeria. ¿Qué falló en Durban para que la actual campeona de Europa diera la sorpresa negativa del Mundial?

Los cinco errores de España

<p>David Villa</p>1. Mucho toque, poca llegada. España tuvo la posesión y el dominio, pero salvo el tiro al larguero de Xabi Alonso y el mano a mano de Piqué con Benaglio, no llevó peligro a la portería suiza. El exceso de toque hizo previsibles las jugadas del combinado nacional y anuló el posible efecto sorpresa.

2. Un despiste defensivo. El gol de Fernandes es una combinación de despiste y mala suerte a partes iguales. Es cierto que el balón rebota en Casillas, en Piqué y en Derdiyok, pero no menos verdad es que el tanto helvético nace en un saque de puerta de su guardameta que supera a toda la defensa española. Ellos apenas llegaron a puerta, pero marcaron un gol y dieron un poste.

3. Sin ideas en el centro del campo. No fue el día de Xavi, que estuvo vigilado en todo momento por un par de defensores rivales, ni tampoco de Sergio Busquets, que terminó siendo sustituido. La falta de creatividad obligó a la roja a delegar en Xabi Alonso, que se encargó de repartir el juego de la selección, pero desde demasiado atrás. Sobró el doble pivote, porque Suiza entregó el balón desde el comienzo.

<p>Xavi y Piqué</p>4. El juego aéreo. Los de Del Bosque sacaron en corto la práctica totalidad de los córners. Sin embargo, en las postrimerías del partido la maquinaria roja se gripó y España se empeñó en colgar balones al área a través de Navas para que los remataran Villa y Torres, cuya presencia en el encuentro fue casi testimonial.

5. La solución de Del Bosque falló. España empezó jugando con doble pivote, dos falsos extremos (cambiados de banda) y un delantero. Como la cosa salió mal, Del Bosque sacó a un extremo puro (Navas) y a dos delanteros (Pedro y Torres), pero los jugadores de refresco no arreglaron nada. Faltó perpendicularidad y los laterales aportaron poco en ataque.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento