Sergio Ramos se estrena en Rusia con una sonora pitada

Sergio Ramos, entrenando con la selección española.
Sergio Ramos, entrenando con la selección española.
EFE

Primer partido de España en territorio ruso y se confirma que Sergio Ramos ha quedado marcado por la entrada en la final de Champions que lesionó a Mohamed Salah. Los sonoros pitidos y abucheos al central sevillano han sido protagonistas en el inicio de un choque amistoso ante Túnez sin más historia que ver a los de Lopetegui cinco días antes del Mundial.

Ha ocurrido cuando por megafonía se escuchaba su nombre, pero también cuando ha arrancado el partido y Ramos tocaba el balón. La parte de la grada tunecina se ha solidarizado con la selección egipcia y se ha sumado a la ola de detractores que acusan al capitán de España de jugador sucio y de lesionar a los rivales.

La última vez que Ramos habló sobre el tema fue esta misma semana, cuando se le preguntaba por otra acción polémica de la final de Champions, aquella en la que un golpe suyo al portero del Liverpool, Loris Karius, pudo haber provocado una conmoción que habría influido en el meta a la hora de fallar estrepitosamente en dos de los tres goles madridistas. "Solo falta que Firmino diga que estaba resfriado por mi sudor", contestó Ramos a los periodistas, algo harto ya de la polémica.

Ya a la llegada del combinado español a tierras rusas, el central escuchó los primeros pitos en su contra. Parece que Ramos va a tener que convivir con una grada rival más hostil contra él de lo habitual en este Mundial.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento