Alonso
Alonso, en la presentación del R29 (Agencias).

Los pilotos de Fórmula 1 se han negado a pagar a la Federación Internacional (FIA) la superlicencia que les permite participar en el campeonato del mundo, debido a la nueva subida que ha experimentado para la presente temporada, entre un 4 y un 5 por ciento dependiendo de los apartados.

Para el presente año la tarifa obligatoria común a todos los pilotos es de 10.400 euros, más 2.100 por cada punto conseguido en el Mundial del pasado año, más un seguro obligatorio de 2.720 euros. La Asociación de Pilotos de Grandes Premios (GPDA), no está de acuerdo con este incremento, que supondría que el campeón del mundo Lewis Hamilton tendría que pagar 218.920 euros por poder correr, y 141.220 Fernando Alonso (10.400 de tarifa general, 128.100 por los 61 puntos que logró y 2.720 del seguro).

En un correo electrónico enviado a todos los pilotos, además de invitarles a no pagar, se les comunica que: "El asunto de la superlicencia se estudiará en la próxima reunión de la Asociación de Equipos de Fórmula 1 que tendrá lugar el próximo 3 de febrero, así que debéis esperar para poder forzar a la FIA".