Nadie puede confiarse».

Para el entrenador vasco,  el equipo blanquivioleta ha de mejorar su mentalización en las primeras partes para evitar goles en contra que luego haya que recuperar, en clara alusión a lo sucedido en los dos últimos compromisos.

«Ante el Nàstic y el Vecindario, la primera mitad no ha sido buena. Es lo que tenemos que mejorar, pues no siempre vamos ser capaces de dar la vuelta al marcador», indicó un prudente Mendilibar. «Todos empezamos al cien por cien y en la primera media hora es difícil irse en velocidad, pero cuando los jugadores se van cansando aparecen las oportunidades», añadió.