Cáceres, la ciudad del pádel del 21 al 26 de mayo
La Plaza Mayor de Cáceres se convirtió en una pista de pádel con capacidad para 3.000 personas con motivo del World Pádel Tour. EFE

Mientras muchos deportistas españoles hacen las maletas y algunos equipos echan el cierre, asfixiados, el pádel aparece como 'un oasis' en medio de la crisis, con la creación de pistas y clubes y unas estadísticas que lo sitúan entre los deportes más practicados del país.

De "impresionante" califica el auge del pádel en España el actual número 1 del mundo, el argentino Juan Martín Díaz, que estos días ha participado en Fuerteventura en un encuentro organizado por el Club Padel Tenis Center de Costa Calma.

El argentino está llamado a convertirse en una leyenda del pádel después de que un día decidiera seguir la estela de algunos de sus familiares y comenzar a practicar el tenis.

Cada año se venden unas 900.000 palas de padel

En un descanso del 'clinic'. Díaz explica  cómo de pequeño dedicaba el tiempo libre a jugar con la raqueta bien al tenis, o bien al pádel. "Hasta que, finalmente, decidí dedicarme a este último", dice.

El deportista relata cómo el fin de su etapa escolar coincidió con el inicio de su carrera profesional, en unos momentos en los que en Argentina el pádel se vivía "con auténtico furor", con grandes profesionales en las pistas y gradas repletas de público.

Con 20 años, Juan Martín Díaz dejó Río de la Plata y viajó a España, donde terminó nacionalizándose. Su llegada coincidía con unos momentos en los que la vorágine por practicar el pádel en Argentina comenzaba a perder fuelle y los primeros deportistas profesionales recalaban en Marbella, donde pronto el deporte despertaría el interés de la sociedad malagueña.

Las imágenes del expresidente del Gobierno, José María Aznar, jugando al pádel ayudaron a popularizar el deporte hasta convertirlo en uno de los más practicados en los últimos años en España.

En la actualidad, esta modalidad deportiva vive su edad dorada en España y sus defensores recuerdan que al año se venden unas 400.000 raquetas de tenis frente a las 900.000 palas que se utilizan para el pádel.

Muchos cambios en los últimos años

Díaz señala cómo se están creando clubes en todo el país, un florecimiento que va acompañado de mejoras en el circuito de competición en los últimos años.

Frente a aquellos que ven el pádel como una moda a la que le llegará su hora, el 'Galleguito' defiende la continuidad del deporte, aunque reconoce que en los próximos cinco años "algunos clubes cerrarán ante una competencia y una cantidad que no se corresponden con el número de jugadores".

El campeón del mundo asegura que en España "se puede vivir profesionalmente del pádel", una profesionalización que se ha visto mejorada este año después de que se duplicaran los premios. "Incluso aquellos que están más abajo pueden complementar la actividad con algunas clases y vivir del pádel", añade.

A punto de cumplir los 38 años, el argentino asegura encontrarse en perfecto estado, una cualidad que junto a su maestría con la izquierda -es zurdo- y la complicidad con su pareja en las pistas, Fernando Belasteguin, con el que asegura complementarse "muy bien", le están permitiendo una temporada "excelente".

Tras su paso por Fuerteventura, donde ha participado en un partido de exhibición junto a otros destacados deportistas del pádel como Maxi Sánchez, David Gutiérrez y Ramiro Moyano, a Juan Martín Díaz le espera Granada, una más de las 18 pruebas anuales del circuito.