Oriol Servià
Oriol Servià, piloto de IndyCar. Chris Owens / IndyCar Media

La chapuza de McLaren en las 500 millas de Indianápolis ha dejado a Fernando Alonso sin sueño de buscar la Triple Corona. Al menos en este 2019, el asturiano verá la carrera por televisión y no estará en la parrilla. Quien sí competirá, y ya van once apariciones en el óvalo más famoso del mundo, es Oriol Servià.

El piloto catalán no ha sido ajeno a lo ocurrido con McLaren y, de hecho, a punto estuvo de ser sacrificado para que el asturiano corriese. Él mismo confiesa las conversaciones que mantuvo con Alonso, y cómo el español rechazó quitarle su asiento por muchas ganas que tuviese de competir.

"Me parece normal que la oportunidad estuviese encima de la mesa", confiesa Servià en una entrevista a 'Autobild'. "Lo hablé con Fernando (Alonso) y me parece normal que mi coche fuese el 'target', porque si estudias los posibles candidatos ninguno de los coches que hacen toda la temporada va a vender su asiento, porque necesitan los puntos", relata.

En este sentido, Servià es contundente en sus elogios: "Fernando se ha comportado como un campeón. Él ha dicho “estos tíos se la han jugado para clasificarse y no quiero quitárselo”. Es un crack, es un campeón y quiere hacer las cosas bien. Yo hablé con él, le dije que entendía perfectamente si cogía mi asiento, en el sentido de que entendía que no era nada personal y que entiendo que está aquí para ganar la Triple Corona. Si McLaren hubiese llegado a un acuerdo con mi equipo, evidentemente es mala suerte para mí. No me hubiese gustado, aunque sé que no era algo personal. Pero ha reaccionado como un campeón: quiere hacerlo bien, con méritos propios", relata.

La actuación de McLaren ha estado muy lejos de lo esperado. Más allá de las pifias que cometieron, Servià considera que les faltó preparación para la disputa de una cita que es muy cruel con los que no tienen todo medido al detalle.

"No lo han conseguido porque no han puesto en relevancia la dificultad de esta carrera ni lo cruel y difícil que puede ser. Creo que McLaren ha perdido un poco los papeles y tendrían que haberse preparado un poco más; en realidad mucho más. No solo para clasificarse, sino para estar en condiciones de luchar por la victoria, que para eso venían. Pero es así: las 500 millas de Indianápolis son una carrera cruel", resume el barcelonés.