Juan Antonio Orenga, seleccinador de baloncesto
Juan Antonio Orenga, nuevo seleccionador español de basket, en su presentación. FEB


La biblioteca del Espacio 2014 en Alcobendas (Madrid), sede de las oficinas de la Copa del Mundo de Baloncesto que se celebrará en España ese año, se queda pequeña ante la presencia de Juan Antonio Orenga, presentado este lunes como nuevo seleccionador. Cuando se sienta para conversar con 20 minutos,  los libros, mesas y sillas parecen de guardería alrededor de un hombre que mide 2,07 metros. Sin embargo, desde su primera respuesta, deja claro que este reto para él no es un juego.   

¿Le sorprendió su nombramiento?
La posibilidad existía. Sergio Scariolo era la primera opción para la Federación Española de Baloncesto (FEB), pero cuando él confirmó que no quería seguir, el presidente -José Luis Saéz- me lo ofreció a mí. El objetivo siempre ha sido darle continuidad a este equipo.

¿Qué es lo primero que sintió?
Una tremenda ilusión, alegría, orgullo, compromiso, responsabilidad. Quiero disfrutar de este nuevo cargo y que todo el mundo siga disfrutando de este equipo.

¿Es la oportunidad de su vida?
Es un paso más. Llevo nueve años trabajando en la FEB, así que no me lo pensé ni un segundo, solo hago mi trabajo. Es una evolución natural, como cuando me pidieron que fuera el ayudante de Scariolo.

La disposición de todos los jugadores a venir a la selección es absoluta¿Qué consejo le ha dado Sergio Scariolo?
Sobre todo, tranquilidad para que el trabajo te lleve a los éxitos. A Sergio le tengo que agradecer todo lo que he aprendido en estos cuatro años, que para mí, han sido muy productivos.

¿Ha hablado ya con todos los jugadores?
Con muchos. Unos me han llamado y a otros les he llamado yo. Seguiré con ese contacto habitual, para que en verano los resultados sean lo mejores posibles, teniendo en cuenta que durante la temporada no hay que molestarles mucho porque están con sus equipos.

¿Quién fue el primero que contactó con usted?
El primer mensaje de felicitación que me llegó fue de (José Manuel) Calderón.

¿Y Pau Gasol?
La verdad, no he hablado todavía con él, pero lo haré pronto.

¿Qué es lo que hablan cuando les llama?
Pues muchas veces es más importante preguntarles cómo están a nivel de persona que baloncestístico. Con Ricky Rubio y Víctor Claver son con los que más he hablado estas semanas. El primero porque sale de una lesión y el segundo porque siempre es complicado el primer año en la NBA.

¿Cómo estaba Ricky después de su regreso?
Eufórico y muy contento.

Calderón fue el primero que me felicitó. Con Pau todavía no he hablado, pero lo haré pronto¿Cuándo hay tanta confianza entre jugadores y entrenador no se corre el riesgo de perder cierta autoridad?
No. Mi faceta de jugador ya pasó. Fue hace diez años. Ellos me ven a mí solo como Juan entrenador. A muchos de los que están ahora les he entrenado en las categorías inferiores y, en la última época, con Scariolo.

¿Un entrenador que ha sido jugador comprende mejor a sus hombres?
Esa es una gran ventaja porque yo he vivido experiencias que ellos también están viviendo. Las sensaciones no se pueden aprender si no las has vivido y si no las has vivido no puedes transmitirlas. Un entrenador que ha sido jugador entiende mejor a  sus hombres, cómo reaccionan o cómo tienes que dirigirte a ellos.

¿Es arriesgado poner a un técnico sin experiencia al frente de una selección?
A ver, experiencia, la tengo porque son muchos años aceptando retos. Este es uno más. Es un primer paso y, en algún momento, hay que darlo. A Joan Plaza le pasó, a Xavi Pascual, a Pablo Laso, a Pep Guardiola, a Tito Vilanova... Luego, es importante tener paciencia para conseguir una continuidad en el trabajo.

¿La idea de juego también será la misma?
Matices habrá, pero básicamente, voy a seguir haciendo lo mismo que estos años y en la misma línea porque ha ido bien y no hay que cambiar nada radicalmente.

¿Tiene miedo de que se caigan muchos jugadores para el Europeo 2013 de Eslovenia?
Faltan ocho meses y hablar de quién va a estar o quién no es una temeridad. Influyen 1.000 cosas: el rendimiento de los jugadores, su situación física... Eso sí, somos la selección en la que más fidelidad y compromiso demuestran los jugadores. En principio, la disposición de todos es absoluta. Ellos quieren estar aquí y seguir ganando cosas.

¿Tendrán más cancha los canteranos en su selección?
Lo que no voy a hacer es dejar de estar pendientes de ellos. Durante el año tendré tiempo de seguirles y disfruto con ello. Una de las cosas que más fortaleza te da es conocer a los jugadores desde la base.

Mi reto es disfrutar de este cargo y que todo el mundo siga haciéndolo con
el equipo
¿Hay relevo preparado?
La clave es que ese relevo en la selección se produzca, sin que nos demos cuenta, como está pasando, y cuanto más tarde mejor porque la vida laboral de los jugadores se alarga cada vez más.

Tendrá que elegir entre Ibaka o Mirotic...
Lo ideal es que estuvieran los dos y para ello está trabajando la federación. Mirotic no es un jugador que se ha nacionalizado para jugar un torneo. Ha crecido en España y se ha formado en España. Ibaka es casi lo mismo. He vivido su proceso de nacionalización y he visto cómo él quería ser español. Sería un lujo tener a los dos.

¿Su familia no le ha echado la bronca?
Eh... Salimos ganando porque antes enganchaba un torneo de categorías inferiores con otro en verano. Ahora, solo será uno y dispondré de un poco más de margen para vacaciones, que hace cinco años que no tengo.

¿Hasta cuándo ha firmado?
Voy a dirigir a este equipo en el próximo Europeo y si todo sale bien será un trayecto largo que recorreremos de la mano.

BIO. (29-07-1966, Castellón de la Plana). Jugó en Estudiantes, Real Madrid, Unicaja y Cáceres. Debutó con la selección en 1988 y fue internacional 128 veces, con la que ganó el bronce europeo de Roma en 1991. Se retiró en el año 2002, fue brevemente, entrenador de Estudiantes y comenzó a trabajar en el cuerpo técnico de la FEB, como seleccionador juvenil, y, posteriormente, como ayudante de Sergio Scariolo. Ha ganado dos oros continentales (2009 y 2011) y dos platas olímpicas (2008 y 2012).