Marta Domínguez, Eufemiano Fuentes y Paquillo Fernández
Marta Domínguez, Eufemiano Fuentes y Paquillo Fernández. ARCHIVO

La 'Operación Galgo' supuso la tercera gran intervención policial contra el dopaje en nuestro país, después de la 'Operación Puerto' (2006) y la 'Operación Grial'.

La 'operación Galgo' contra el dopaje, en la que fue registrado el domicilio de la atleta Marta Domínguez y detenidos los técnicos César Pérez y Manuel Pascua y el médico Eufemiano Fuentes, se sumó a la lista de las principales operaciones desarrolladas en España contra el dopaje en las que se han visto implicados deportistas de elite.

En mayo de 2012, la titular del juzgado de Instrucción número 24 de Madrid, Mercedes Pérez Barrios, decretaba "el sobreseimiento libre y el archivo de las diligencias" de la Operación Galgo, al no existir indicios racionales de haberse perpetrado un presunto delito de dopaje deportivo.

'Operación Puerto'

El 23 de mayo de 2006 se desarrolló la "Operación Puerto", la mayor redada de la historia española contra el dopaje en el deporte, en la que la Guardia Civil descubrió en Madrid un laboratorio con grandes cantidades de bolsas de sangre almacenada y aparatos de análisis.

En la operación, desarrollada antes de la entrada en vigor de la Ley Antidopaje en España, fueron detenidos también el médico Eufemiano Fuentes, el entonces director deportivo del equipo ciclista Liberty Seguros, Manuel Saiz, y el directivo del equipo Comunidad Valenciana Ignacio Labarta, entre otros.

Cinco ciclistas fueron sancionados

Sólo cuatro ciclistas fueron sancionados en sus respectivos países (Ivan Basso, Michele Scarponi y Giampaolo Caruso en Italia, y Ullrich en Alemania) y la causa fue archivada en marzo de 2007 por un juzgado de Instrucción de Madrid, al no existir delito contra la salud pública y entender que el dopaje no estaba tipificado como delito.

Durante la instrucción del caso, ocho personas declararon como imputadas: los médicos Eufemiano y Yolanda Fuentes y Alfredo Córdova, el hematólogo José Luis Merino Batres, los directores deportivos Manolo Saiz, Ignacio Labarta y Vicente Belda, y el auxiliar Alberto León. Sin embargo, en enero de 2009 la Audiencia Provincial de Madrid ordenó la reapertura del sumario al entender que había indicios de un delito contra la salud pública.

En febrero de 2009, la fiscalía del Comité Olímpico Italiano (CONI) inició un proceso contra el ciclista Alejandro Valverde por su presunta implicación en el caso, y el 11 de mayo de 2009 le impuso una sanción cautelar de dos años para participar en pruebas que se celebraran en Italia.

En marzo de 2010 el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) confirmó la pena del CONI y en mayo le impuso dos años de sanción por su relación con la "Operación Puerto".

'Operación Grial'

En noviembre de 2009 la Guardia Civil detuvo a una docena de personas por su relación con una red de dopaje en el deporte, en las provincias de Barcelona, Valencia, Murcia y Granada, en la que resultó implicado el atleta granadino Paquillo Fernández, subcampeón olímpico de marcha en Atenas 2004.

En el domicilio de Paquillo la Guardia Civil halló viales de la hormona sintética EPO y fue sancionado por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) con dos años de suspensión, reducidos a uno por colaborar con la investigación.

En la 'Operación Grial' también fueron detenidos los ciclistas Raúl Castaño y Pedro Vera y el médico Walter Viru.

Otros casos

Además de estas dos operaciones, en noviembre de 2007 los Mossos d'Esquadra detuvieron a un ex campeón de Culturismo del Mundo, Europa y España en Barcelona, acusado de traficar con productos dopantes desde la tienda que regentaba en esta ciudad.

Días después, los Mossos detuvieron, también en Barcelona, a uno de los máximos responsables de la Federación Internacional de Culturismo, quien supuestamente distribuía sustancias dopantes desde su gimnasio.