Obi Mikel y Rooney en el Manchester United - Chelsea
Obi Mikel, centrocampista del Chelsea, protege el balón ante Wayne Rooney, delantero del Manchester United. Phil Noble / REUTERS

El jugador nigeriano del Chelsea Obi Mikel ha hecho un llamamiento público a los secuestradores que el pasado viernes capturaron a su padre en Nigeria, para que la situación se termine del mejor modo posible y ha añadido que lo peor de todo es que no sabe "nada, ni una llamada".

En una entrevista concedida a Sky Sports News, el internacional nigeriano se dirigía a los secuestradores de su padre. "Quien tenga a mi padre o sepa dónde está, por favor, que se ponga en contacto conmigo para que pueda ser puesto en libertad. Mi padre es un hombre mayor que no ha hecho daño a nadie. No sé porqué le habrán raptado", consideraba angustiado.

Según Obi Mikel, los raptos son una práctica extendida en el norte de Nigeria, pero no así en el este del país africano. "Donde nosotros vivimos, en Jos, es un lugar muy seguro", relataba el jugador del Chelsea, que el pasado domingo, sabiendo del rapto de su padre, decidió jugar en el partido que enfrentaba a su equipo contra el Stoke City, para no alarmar a su familia.

El jugador, de 24 años, ha expresado que le gustaría volver a Nigeria, pero por motivos de seguridad, permanecerá junto a su hermano en Londres. "Es una situación muy difícil para mí", sentencia Obi Mikel. La empresa que representa al nigeriano, Sport Entertainment & Media Group, ha asegurado que hasta el momento, no ha recibido ningún tipo de demanda o petición por parte de los raptores.