Niki Lauda
Niki Lauda, tricampeón del mundo de Fórmula 1 y presidente no ejecutivo de Mercedes. MERCEDES

Niki Lauda ha vuelto a demostrar su capacidad de supervivencia. El tricampeón del mundo de Fórmula 1 ha recibido el alta hospitalaria, tras casi tres meses ingresado por un trasplante de pulmón al que se sometió debido a una grave enfermedad respiratoria.

En un comunicado, el Hospital General de Viena ha confirmado mediante un comunicado que el ilustre piloto austríaco se encuentra en perfectas condiciones, si bien tendrá que seguir un estricto reposo en su domicilio durante varios meses. Eso le impedirá viajar a los próximos Grandes Premios, donde Mercedes, escudería de la que es presidente no ejecutivo, se proclamará campeona del mundo de constructores y su piloto Lewis Hamilton, pentacampeón del mundo de pilotos.

El expiloto y empresario pasó por uno de los momentos más críticos de su vida el pasado verano. Sus maltrechos pulmones, seriamente afectados desde su accidente en el circuito de Nürburgring de 1976, se vieron al límite por una infección severa, por la que le tuvieron que ingresar de urgencia. Los médicos del hospital llegaron a temer por su vida, ya que estuvo en una condición "extremadamente crítica".

A sus 69 años, Lauda ya se había sometido a dos trasplantes de riñón en 1997 y 2015, lo que hacía más complicada la operación de pulmón. Sin embargo, su fortaleza tanto física como mental hizo que su recuperación fuera incluso mejor de lo previsto. Al poco tiempo ya estaba bromeando, y desde el primer instante pidió una televisión para ver las carreras de Fórmula 1, amén de estar en contacto por mensaje constantemente con los miembros del equipo Mercedes.