La estrella brasileña del PSG, Neymar, ya ha iniciado la primera fase de recuperación de su lesión tras recibir el domingo el alta en el hospital Mater Dei de Belo Horizonte, donde fue operado con éxito de una fractura en el quinto metatarso de su pie derecho.

Para volver a ponerse a punto, Neymar se ha refugiado en su mansión de Mangaratiba, al sur de Río de Janeiero, un increíble palacio valorado en 9 millones de dólares y al que no le falta ningún tipo de lujo.

Esa magnífica mansión de 10.000 metros cuadrados cuenta con piscina climatizada, sauna, jacuzzi, mesa de billar, pista de tenis, gimnasio y hasta una bodega subterránea, entre otros muchos equipamientos. Además, la mansión, que está situada junto al mar, tiene un muelle privado y un helipuerto.

Neymar espera estar recuperado en un plazo de entre dos y tres meses.