Nadal
El tenista español Rafa Nadal. ARCHIVO

El británico Andy Murray alcanzó por primera vez las semifinales del Abierto de Australia al vencer al español Rafael Nadal, defensor del título, por 6-3, 7-6 (2) 3-0 y abandono por lesión.

Nadal tuvo ventaja en los dos primeros sets con roturas iniciales (2-1 y 4-2) pero no pudo concretarlas, y al finalizar del segundo parcial se resintió en la rodilla derecha y tuvo que ser atendido en la pista por los servicios médicos.

Murray se ha colocado en las semifinales sin perder un solo set

El español aguantó como pudo dos juegos más e incluso tuvo opciones de romper en el tercero, pero tras cederlo decidió abandonar.

Murray se ha colocado en las semifinales sin perder un solo set y se medirá ahora con el croata Marin Cilic, primer jugador de esta nacionalidad que logra esa ronda en el Abierto de Australia tras derrotar al estadounidense Andy Roddick por 7-6 (4), 6-3, 3-6, 2-6 y 6-3.

También el jugador americano se vio perjudicado por una lesión, en su caso en el hombro y la base del cuello, producida en su partido anterior contra el chileno Fernando González.

"No creo que esta lesión me aparte de la pista"

Después del partido, el mallorquín señaló que no cree que la lesión le tenga apartado de la pista o parado en su casa.

En una dejada sentí un pinchazo ahí y desde el primer momento noté que algo no iba bien

"Todas las lesiones son preocupantes y son duras de aceptar, pero no me preocupa tener una al principio de la temporada, porque no va a ser una lesión que me tenga apartado de la pista, o eso espero", dijo Nadal de forma positiva.

"Me pasó al final del segundo set", concretó el jugador, "en una dejada sentí un pinchazo ahí y desde el primer momento noté que algo no iba bien, pero a medida que iban pasando los juegos, cuando disputábamos un punto largo y me tenía que agachar me dolía más. No podía ni sacar ni agacharme bien".

"No soy un hombre de retiradas, no me gustan. De hecho le pedí disculpas a él, pero no quería cometer errores que he cometido en el pasado, e ir al límite hasta el final, sobre todo sin ninguna opción de jugar al máximo", añadió el español, "pero no podía seguir".