Nadal
Nadal manda un whatsapp a Moyá para entrenar. TENISTV

Rafa Nadal está en un momento dulce. El nº1 del mundo disputará este domingo una nueva final en uno de sus feudos preferidos, la tierra batida del Principado de Mónaco, contra Kei Nishikori. Sin embargo, pese a ganar con relativa facilidad a Dimitrov por la final de Montecarlo, a Nadal no le convenció mucho su juego, o no al menos en todas sus vertientes.

Por eso, antes de su duodécima final (sólo perdió la de 2015, contra Novak Djokovic), no quiere pasarlo mal. Los golpes fallados ante Dimitrov no le gustaron nada, y aún cogiendo resuello por el esfuerzo, sacó de su mochila el móvil para escribirle por Whatsapp a Carlos Moyá, su entrenador, que quería ponerse manos a la obra aún en caliente. "Vamos a pegar unos drives. Directo. A la más cercana posible", gritó en catalán a su técnico.

Pese a la alegría de haber ganado y clasificado para otra final, a Nadal le dejó muy mala sensación ese 3-0 que le remontó Dimitrov. El búlgaro se fue creciendo en la pista, lo que forzó al manacorense a sacar toda la garra. Por eso no quiere sufrir tanto ante un Nishikori que ya le dejó fuera del podio olímpico de Rio 2016.