Rafa Nadal
Rafa Nadal en el torneo de Shanghai. EFE

El tenista mallorquín Rafa Nadal, número 2 del mundo, reconoció que España es favorita en la final de la Copa Davis que disputará ante la República Checa del 4 al 6 de diciembre en el Palau Sant Jordi de Barcelona.

"En la Davis, el que juega en casa siempre es el favorito, pero el favorito no siempre gana. Tendremos que demostrarlo en la pista", ha manifestado Nadal.

Para el número uno del equipo español, la República Checa "no tiene puntos débiles", pues cuenta con "jugadores de nivel", como Tomas Berdych y Radek Stepanek que también conforman un buen doble: "Contra ellos no puedes decir que tienes algún punto ganado de antemano", ha advertido.

Una vez superados sus problemas en los abdominales, Nadal desea centrarse ahora en acabar el año de la mejor manera posible. La Davis sería el colofón soñado: "Me hace mucha ilusión, porque se trata de una competición especial en la que representas a tu país. El objetivo para este final de temporada, por encima de cualquier otro, es volver a ganarla".

El tenista mallorquín ha querido zanjar también cualquier tipo de polémica con sus compañeros Feliciano López y Fernando Verdasco, sobre la sede de la final: "Lo que dije es que los jugadores debemos dedicarnos a jugar y no a opinar. Podíamos haber dado nuestra opinión en el caso de que hubiese habido que elegir entre jugar o no en altura, pero desde el momento en que Madrid no se presentó, nosotros no teníamos nada que decir. Todas la sedes eran a nivel del mar y la que tenía que decir es la Federación", ha argumentado.