Rafa Nadal Australia
Rafa Nadal Australia BEN SOLOMON/TENNIS AUSTRALIA

"No puedo decir que es aún. No lo sabemos. Es menos grave, pero hay líquido. Y hasta que no baje y no podamos hacer las pruebas pertinentes, no podremos diagnosticar al 100%. Lo que sí es que, aparte de que me duele, los médicos me han recomendado no jugar", aseguró Nadal en rueda de prensa.

"Para mí es un golpe duro, me hacía ilusión jugar este torneo. Estaba preparado para jugar. Pero tengo que aceptar y trabajar para recuperarme", añadió Nadal, que debutaba esta madrugada ante su compatriota Feliciano López.

El balear se encontró molesto este lunes y hoy acudió al médico para tratar su dolencia. "Creo que se habían dado todos los pasos adecuados para llegar bien preparado al torneo, que era mi objetivo y mi ilusión. Llevo entrenando ya desde el viernes aquí y unos días antes había venido a México para llegar bien adaptado", resumió.

"Desgraciadamente en el último entrenamiento antes de la inauguración volví a notar un pinchazo en la misma zona donde tuve el problema en Australia, hoy a primera hora nos hicimos la resonancia, no puedo decir específicamente qué es aún porque no lo sabemos, está en una línea similar, algo menos grave", añadió.

Nadal regresaba a la competición esta semana tras su retirada en el Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' de la temporada, frente a Marin Cilic, debido a unos problemas en el psoas. "Los médicos me han dicho que es imposible jugar, me duele y no voy a competir en condiciones", indicó. "Hay riesgo importante de aumentar la lesión y la verdad es que no tengo ninguna posible elección", dijo el de Manacor, cuya plaza en el cuadro del torneo mexicano será ocupada por el japonés Daniel Taro.