Husillos
El atleta checo Pavel Maslak (izda.), el español Óscar Husillos (2-izda.), el kuwaití Yousef Karam (2-dcha,) y el dominicano Luguelin Santos (dcha.), compiten en la ronda clasificatoria de los 400 metros lisos. EFE

El palentino Óscar Husillos se metió en la final de 400 metros de los Mundiales de atletismo en pista cubierta y batió, de paso, por segunda vez este año el récord de España al ganar la segunda semifinal en 45.69, el mejor crono de la historia en una semifinal mundialista.

El toledano Lucas Búa, segundo español presente en semifinales, se quedó fuera, sexto y último en su serie con 47.14.

Las semifinales de las dos vueltas no consentían la menor especulación: todos los que no fueran los dos primeros se iban a casa. De ahí que Husillos subrayara, tras la primera ronda, la necesidad de afrontar la carrera como una verdadera final.

Al palentino, que este año ha ganado todo lo que ha corrido y había dejado el récord de España de 400 en 45.86, le tocó en suerte la calle cinco de la segunda serie, en la que sólo el estadounidense Michael Cherry partía con mejor marca que él (45.53).

Husillos entró en cabeza a la calle libre, pasó el 200 en 21.30 y aguantó delante hasta la meta: 45.69, nuevo récord de España, el cuarto que bate este año.

Búa salió en la primera serie. Por marca del año (46.59) sólo ganaba a uno de los cinco rivales, y a la calle libre llegó el sexto y último. Su reacción en la breve recta final sólo le sirvió para acercarse al grupo, pero terminó en la misma posición con 47.14.

Este sábado, Husillos será el único español en la final (21.20 horas), pero estará arropado en la grada por sus padres y su hermano.

Husillos se sabe con opciones de "hacer algo bastante grande", según confesión propia, después debatir este año, sucesivamente, los récords nacionales en sala de 300 (45.92, el 20 de enero en Salamanca), 400 (45.86, el 8 de febrero en Madrid) y 200 (20.68, el 17 de febrero en Valencia).

Tercer español en conseguirlo

Si Husillos sube el sábado al podio, sería el tercer español en conseguirlo. Antes que él lo hicieron Cayetano Cornet (bronce en Budapest'89 y Sevilla'91) y Sandra Myers (plata en Sevilla'91).

No fue el único español que brilló este viernes en el Birmingham Arena. Por la mañana, Adel Mechaal se clasificó con gran autoridad para la final de 3.000 al terminar tercero con un tiempo de 7:43.83, dejándose ir en los últimos metros de la primera serie.

Por la tarde, el salmantino Álvaro de Arriba y el leonés Saúl Ordóñez se metieron en la final de 800, el primero como vencedor de la primera serie con récord personal (1:45.44) y el segundo por tiempos como tercero en la segunda carrera (1:47:11).

El salmantino es el único de la selección española que ocupaba puesto de podio en el ránking de los participantes en Birmingham: tercero, sólo por detrás del keniano Emmanuel Korir y del estadounidense Donovan Brazier. La baja del primero, por no tener el visado a tiempo, refuerza sus opciones.

El alicantino Eusebio Cáceres se clasificó octavo en la final directa de longitud con una marca de 7,91 en su primer salto, obteniendo así la primera plaza de finalista (8 primeros) para el equipo español.

Cáceres llegaba a Birmingham con problemas de ajuste a la tabla pero en forma según los test de velocidad y salto. Su marca reciente de 8,16 le inscribía, incluso, en la lista de aspirantes al podio, o por lo menos a ganar plaza de finalista (8 primeros) en una final directa sin el desgaste de la ronda clasificatoria.

Empezó entonado el concurso con un salto de 7,91, pero a continuación hizo dos nulos, lo que no le impidió pasar, como octavo, a la mejora, una vez que el gran favorito, el sudafricano Luvo Manyonga, bajo presión, escapó de la eliminación con un tercer salto de 8,33 después de dos nulos.

Cáceres, con molestias en un pie, renunció al cuarto salto, hizo un nulo en el quinto y ahí acabó su trayectoria. Sólo los cuatro primeros tienen derecho a ejecutar el sexto y último salto.

Ninguna de las dos españolas que competían este viernes sobrevivieron a la primera criba. La soriana Marta Pérez, debutante en unos Mundiales bajo techo, quedó eliminada en las series de 1.500 al clasificarse cuarta en la primera con un tiempo de 4:09.90, y la granadina Laura Bueno cayó en 400 metros con una marca de 53.66.