Moyá se va de vacío
Carlos Moyá se desespera al fallar un punto. (EFE)
Carlos Moyá no pudo meter el trofeo del Abierto de Acapulco en su equipaje al perder ante el argentino Juan Ignacio Chela por 6-3 y 7-6, en la final disputada la madrugada del domingo. Moyá, verdugo de Juan Carlos Ferrero en las semifinales del torneo, comenzó muy frío y eso lo aprovechó su rival para llevarse el primer set con comodidad. El español reaccionó en la segunda manga y llegó a forzar un desempate, pero acabó cediendo el set y el partido al cometer una doble falta y varios errores no forzados.

Pese a la derrota, Moyá expresó sus ganas de continuar luchando en las pistas del circuito ATP. «Está claro que ya no tengo veinte años, pero disfruto mucho y mientras me mantenga en el ranking para ser invitado a los mejores torneos, no me voy a marchar», aseguró el jugador, de 30 años.

Su novia, tampoco

El Torneo de Acapulco tampoco fue bueno para la novia de Carlos Moyá, la italiana Flavia Pennetta, que se quedó sin título en la categoría femenina al perder ante la francesa Emilie Loit por
7-6 y 6-4. Fue un partido de muchos errores: Emilie sufrió cinco roturas de servicio, pero la italiana estuvo peor.