Sandro Cortese
El piloto alemán de 125cc Sandro Cortese (Aprilia) en acción durante los entrenamientos oficiales del Gran Premio de San Marino EFE

Las primeras pruebas libres, las de 125 c.c., estaban previstas para las 08:00 horas, pero durante la madrugada una serie de camiones tuvieron que acceder a la pista y, al hacerlo, se volvió a manchar de barro, por lo que hubo que mojar el asfalto para limpiar esa zona, por lo que se necesitó un helicóptero que ejerciera de ventilador gigante.

Dicho y hecho, la organización de la carrera, ni corta, ni perezosa y no escatimando en gastos metió un helicóptero en la pista para secar esa zona del asfalto. La imagen, desde luego, resultó harto espectacular y, lo que es más importante, se consiguió el efecto apetecido, por lo que a las 08:15 horas, pudieron salir al trazado de Misano Adriático los participantes del octavo de litro.

Lorenzo fue el más rápido de 250 c.c. y Stoner en motoGP

En lo estrictamente deportivo, el italiano Mattia Pasini (Aprilia), el australiano Casey Stoner (Ducati Desmosedici GP7) y el español Jorge Lorenzo (Aprilia), cronológicamente, se adjudicaron los mejores tiempos de sus respectivas cilindradas.

La nota negativa de la jornada la protagonizó el italiano Marco Melandri (Honda RC 212 V), quien sufrió una caída al pisar con la rueda trasera la hierba del circuito de Misano y además del revolcón espectacular del piloto, la moto salió volando y sólo la valla metálica de protección evitó que esta acabara en las gradas.

Ni la moto produjo al final daños personales, ni el piloto se resintió más de lo previsto tras el fuerte impacto contra el suelo, de la dolencia cervical que arrastraba desde el pasado gran premio de la República Checa.