El ciclista francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) ha ganado este lunes la tercera etapa del Tour de Francia, disputada entre Binche y Épernay sobre 215 kilómetros, y se ha hecho además con el liderato de la carrera después de un duro ataque en el penúltimo muro de una jornada larga y dura después de la 'crono' por equipos.

Alaphilippe, ganador de las etapas 10 y 16 del pasado Tour de Francia, suma su tercera etapa en la ronda gala después de una exhibición con la que le arrebató el maillot amarillo al holandés Mike Teunissen (Team Jumbo-Visma), que cedió ante tanto cambio de ritmo y tanto repecho, y metió medio minuto al pelotón.

El galo, que recupera el maillot para celebrarlo y llevarlo ante la entregada afición nacional, apostó fuerte por un ataque que no permitió réplica. En plena subida a la Cote de Mutigny (3ª) -900 metros al 12,2%-, a 15,8 kilómetros de la meta, saltó con un muelle y ni Egan Bernal (Team Ineos), que iba a su rueda y se lo miró, reaccionó.

Tiró con fuerza hasta atrapar, justo tras pasar por la pancarta de la cota de montaña -la primera de este Tour bonificada con 8, 5 y 2 segundos para los tres primeros-, a un Tim Wellens (Lotto-Soudal) que era el último superviviente de una fuga de cinco corredores iniciada casi en el origen de la etapa. El belga, que lo estaba dando todo, tuvo un percance con su bici y la mala suerte se cebó con él.

No tuvo miramientos Alaphilippe, que iba en busca de su tercera etapa en la carrera más prestigiosa del panorama internacional. Ni miró atrás y puso la 'directa', como si se trataran de unos kilómetros extra de la contrarreloj por equipos del domingo. Y no paró hasta que se supo ganador, entrando aplaudiendo y dando un zarpazo al aire.

Y es que la victoria de etapa fue acompañada del maillot amarillo. El líder, el neerlandés Mike Teunissen, iba cortado y perdió en meta 4:55 minutos. Además, su compañero en el Team Jumbo-Visma Wout Van Aert no pudo retener el liderato para el equipo, ya que el pelotón no pudo dar caza a Alaphilippe.

Lo probaron el español Mikel Landa (Movistar Team) junto a Michael Woods (EF Education First), Max Schachmann (Bora-Hansgrohe) y Alexey Lutsenko (Astana Pro Team), pero el cuarteto apenas rodó entre el galo y el pelotón unos kilómetros. El ganador superó una última Côte du Mont Bernon -ya no puntuable- y afrontó la rampa final en Épernay de pie, luchando hasta casi el último metro.

Alaphilippe, que intentará repetir victoria de etapa además de poder ayudar al español Enric Mas si éste se ve con fuerzas mirando a la general, sacó 26 segundos en meta a Michael Matthews (Team Sunweb), Jasper Stuyven (Trek-Segafredo), Greg Van Avermaet (CCC Team) y Peter Sagan (BORA-Hansgrohe), velocistas de lujo que se quedaron sin premio tras el ataque del 'mosquetero'.

Picaron los jueces 5" entre un primer grupo de velocistas entre los que se metieron, aprovechando ese medio kilómetro final al 8% de pendiente, aspirantes a llegar de amarillo a París como Thibaut Pinot (Groupama-FDJ) y Egan Bernal (Team Ineos), aunque ello apenas comporte cambios en una general cuya principal novedad es ver a a Alaphilippe defendiendo el maillot de líder, por lo menos, una jornada.

Este martes, después de una etapa en la que Ilnur Zakarin (Katusha) se dejó 3:51 en meta tras averías y falta de piernas, o en la que Fabio Aru (UAE-Team Emirates) perdió 1:22 respecto a Alaphilippe tras un pinchazo, llegará la cuarta etapa de la ronda gala, entre Reims y Nancy sobre 213,5 kilómetros. Una jornada llana con dos pequeñas cotas puntuables que apunta a esprint masivo o escapada.