Josep María Minguella
Josep Maria Minguella, antiguo representante de futbolistas y activo miembro del entorno barcelonista. EFE/Toni Garriga

Ni laportismo ni antilaportismo. El polifacético Josep Maria Minguella (1941, Lleida) ha anunciado que en el plazo de un mes un grupo de barcelonistas podría aparecer en la palestra electoral con una nueva iniciativa, una "tercera vía" que apostaría por un barcelonismo integrador.

En un principio, esta iniciativa no sería liderada por Minguella, sino que sería el propio colectivo, compuesto por una cincuentena de miembros, el que elegiría a su cabeza de lista mediante unas elecciones primarias.

Así lo ha adelantado Minguella, en una entrevista con la Agencia EFE. El ex agente de jugadores, aspirante a la presidencia del Barça en 2003, ha explicado que la posibilidad de concretar esta iniciativa es "muy factible".

Laporta no ha sabido actuar con señorío, tiene el rechazo de muchos socios

"En este grupo -formado mayoritariamente por profesionales liberales- hay gente de peso en la ciudad y, en el momento en el que el ideario se configure y se presente, será totalmente diferente a la mayoría de los otros (proyectos)", ha explicado.

Este grupo heterogéneo se viene reuniendo desde hace tiempo, pero Minguella no facilita nombres. "La premisa es que no es bueno para el Barça que se planteen posibilidades de futuro entre el pro y el antilaportismo, porque existen otras opciones", ha explicado.

¿Y por qué no lo lidera el propio Minguella? Ha explicado que él ya pasó una vez por la experiencia y que el mundo del fútbol es un nido de envidias.

"Durante muchos años me dediqué a este oficio -representante-, del que estoy muy orgulloso, pero hay gente que valora más la creencia, no cierta, de que yo he ganado dinero con el Barça que el hecho de que yo le haya traído al Barça a Maradona, Stoichkov, Romario, Rivaldo y a Messi, éste gratis. Pero la gente no lo valora. Qué voy a hacer", se pregunta.

Sobre Joan Laporta, Minguella ha comentado que ha presidido "el mejor Barça de la historia", pero como no ha sido integrador "ni ha sabido actuar con señorío" tiene "el rechazo de muchos socios", cuando "tendría que ser aclamado".

Critica duramente al todavía presidente, al que acusa de dirigir al club de manera dictatorial

En el debe de Laporta está, según Minguella, "esa manera dictatorial, oscura" de dirigir el club y ha puesto como ejemplo la manera con la que ha resuelto prescindir de tres componentes de la comisión delegada, un órgano de gobierno restringido de la junta directiva.

"Las cosas se han hecho mal y, en el caso de Godall y Ferrer -dos de los vicepresidentes que han quedado fuera de la delegada-, tendrían que haber dimitido, separarse de esta junta y empezar con su campaña electoral. No lo van a hacer, porque está todo el asunto de los avales, pero esto es lo que correspondería", ha dicho.

Tampoco está de acuerdo con la política de renovaciones emprendida por Laporta en su último año de mandato, hecho que ha provocado que "tanto los jugadores como los representantes estén contentísimos", por las percepciones recibidas y que han supuesto que el coste salarial haya aumentado un 41 por ciento últimamente.

Y otra cuestión discordante es el asunto de los avales, después de que una sentencia, recientemente recurrida, obligue a avalar a los directivos de la entidad por unas pérdidas acumuladas en la última semana de junio de 2003.

"Utilizaron un artificio legal para liquidar un ejercicio -que duró una semana- y empezar a cero otro ejercicio para amortizar la deuda. Si las amortizaciones hubieran caído en su primer mandato de cuatro años, la directiva tendría que haber amortizado 15 millones o más cada año, con lo cual el equipo de Laporta hubiera tenido pérdidas desde el principio y hubieran tenido que avalar todos", ha dicho.

Minguella se apunta a la tesis que la recalificación del Miniestadi no es un buen negocio para el Barça: "Creo que se va a paralizar totalmente, sea quien sea el presidente, porque no es el momento de aventuras inmobiliarias", ha dicho, pero ha admitido que sería preciso consultar con los expertos en esta materia.

En este sentido, el ex agente de jugadores ha recordado al ex presidente José Luis Núñez como figura importante en la transformación patrimonial del Barça.

"Núñez llevo a cabo dos ampliaciones del estadio, ahora no se pueden hacer", dijo Minguella, quien ha recalcado que a Núñez "hay que reconocerle los méritos que ha tenido".

Al respecto ha recordado que en los más de 20 años que estuvo al frente del club, Nuñez modernizó el Camp Nou. "Además habilitó el aparcamiento, compró los terrenos del antiguo Picadero y durante su mandato se construyó el Miniestadi y se compraron los terrenos de Sant Joan Despí -actual ciudad deportiva- y de Can Rigalt", ha indicado.