Los hostiles comentarios de Darko Milicic, tras la derrota de Serbia frente a Grecia en la primera fase del Eurobasket después de una prórroga, provocan el desconcierto. Las imágenes que reproducimos en esta noticia pueden atestiguarlo.

Serbia ya está en casa, eliminada del torneo, después de la peor actuación de esta selección en un Europeo desde 1947. Pero las reacciones de Milicic, nuevo compañero de Pau Gasol en los Grizzlies aún colean, hasta el punto de que el Comité de Competición de la FIBA ha decidido sancionarle económicamente con 10.000 euros, una cifra que parece ridícula por la gravedad de los comentarios (cobrará 21 millones en tres años).

"Esos tres mierdas", dijo Milicic completamente fuera de sí, en referencia a los árbitros del encuentro, "esos tres hijos de puta nos robaron. Creen que tienen polla. Subiré y se la meteré a sus madres", espetó Milicic, que sentenció: "Me la van a chupar cada uno, escribidlo. Se la voy a meter a su madre y si tienen hijas también me las follaré", terminó el número 2 del draft del 2003.

La crudeza de las descalificaciones es evidente, pero al parecer la traducción no le ha hecho demasiada justicia. Y es que, según un periodista de su país, no pudieron interpretarle al completo. «Los subtítulos que se han visto por Internet son muy suaves. El serbio tiene una riqueza léxica para los insultos que es intraducible».