Mengual
Gemma Mengual, durante su ejercicio. (Reuters)

La española Gemma Mengual se ha clasificado para la final del ‘sólo’, modalidad libre, después de conseguir la tercera mejor puntuación de las participantes en el preliminar, por detrás de la insuperable francesa Virginie Dedieu y de la rusa Natalia Ischenko.

Mengual, que desde que ha llegado a Melbourne ha participado en todas las competiciones posibles (dúo, combo y solo), estuvo a su nivel habitual y, de momento, luchará por las medallas en la especialidad libre.

No hubo sorpresas en la competición. El nivel de Dedieu es infinitamente superior a la del resto de competidoras. Abandonó la competición tras el Mundial de Montreal (2005), no había competido internacionalmente desde entonces y su rendimiento era una incógnita, pero la francesa acabó con todas las dudas con un ejercicio fantástico.

Sumó 99 puntos sobre los cien posibles, con tres dieces y cuatro 9.9. Por detrás de ella, se situó la rusa Natalia Ischenko, quien está un escalón por debajo de la francesa en mérito técnico, pero unos cuantos más en impresión artística.

El tercer puesto de la española está dentro de lo esperado y ha cumplido el objetivo inicialmente marcado, que era obtener una de las doce plazas que dan opción a luchar por los metales, aunque tal vez esperaba estar un poco más cerca de Ischenko, quien sumó 98.500 puntos, 833 milésimas más que la española.

Mengual, con su habitual maestría, interpretó una versión de "Luz prodigiosa", un poema de Federico García Lorca al que puso música la cantante portuguesa Dulce Pontes. La española, como es habitual, estuvo mejor en impresión artística que en mérito técnico, y sólo el cansancio acumulado podría pasarle factura con el paso de los días, ya que hoy mismo debe competir en la final de rutina libre combinada.

La final de la modalidad libre de sólo se disputará mañana, lunes, en el Rod Laver Arena, en una doble sesión en la que Mengual deberá asegurarse por la mañana la clasificación para la final técnica del sólo.

Hervás, cuarto en los cinco kilómetros en aguas abiertas

El nadador español José Francisco Hervás se mostró "muy contento" por su cuarto puesto en la prueba de cinco kilómetros en aguas abiertas.

Hervás dijo que en la primera de las cuatro vueltas que tenían que dar al circuito había habido muchos golpes y que en la tercera vuelta, entre el tercer y cuarto kilómetro, los nadadores que iban en cabeza, el griego Spyron Giannotis, el alemán Thomas Lurz, el ruso Evgeny Drattsev y el italiano Simone Erkoli, había aflojado el ritmo por lo que se había acercado hasta el tercer puesto.

Hervás comentó mientras tiritaba de frío que la competición se había disputado con mucho oleaje y que éste había endurecido mucho la prueba.

En mujeres, mucho más atrás

Las españolas Yurema Requena y Xènia López, décima y decimoquinta respectivamente en la prueba de cinco kilómetros de aguas abiertas, acabaron la carrera con la sensación de que podían haber hecho "algo más" para mejorar la clasificación, aunque admiten que el nivel de las nadadoras rusas y checas es muy superior al suyo.