McLaren
Vandoorne, al volante del McLaren. McLAREN

La séptima jornada de entrenamientos de Fórmula 1 en el Circuit de Barcelona-Catalunya ha sido en la que McLaren parece haber encontrado algo de tranquilidad, por las provechosas horas de trabajo, mientras que el Ferrari de Sebastian Vettel ha reventado el récord del trazado al dejarlo en 1:17.182.

Tras dos jornadas negras, con todos los problemas del mundo en el coche, tanto cuando corría Vandoorne (martes) como Fernando Alonso, miércoles, cuando tuvieron que cambiar, incluso, el motor, ha llegado el jueves para que se confirme que el objetivo de McLaren empieza a ver la luz, aunque hoy también ha estado el coche parado en el garaje durante una hora y 45 minutos, aunque finalmente Vandoorne ha terminado el día con 151 vueltas en el bolsillo.

El reto de McLaren no es otro que encaramarse a lo alto y, en principio, competir por ser la cuarta escudería de la parrilla, por detrás de tres equipos que ahora mismo están claramente un paso por delante, como son Mercedes, Ferrari y Red Bull.

Esta cuarta posición con la que se hizo la temporada pasada Force India es la que quieren poner a subasta tanto McLaren como Renault, viendo los tiempos que están marcando.

En la liga de los tres de arriba, si ayer el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) hacía saltar el récord oficioso del trazado, tras su nuevo recorrido, con un tiempo de 1:18.047, este mediodía el Ferrari de Vettel lo ha bajado 1:17.182, con las gomas más blandas.