Gustavo Mascardi, su representante, no sólo afirmó ayer que «hay ciclos que se cumplen», sino que dejó caer que el propio futbolista «no es apoyado ni es tan importante como antes». «Vamos a escuchar a quien quiera a Aimar, a quien lo proteja», concluyó un Mascardi que también afirmó que el Valencia «tiene pocas ganas de renovar a Ayala» por la diferencia económica que existe entre las partes. El club anunció ayer que se querellará contra el representante por vulnerar el honor de Juan Soler.