Márquez y Rossi
Marc Márquez le tiende la mano a Valentino Rossi en la rueda de prensa del GP de San Marino. CAPTURA DE PANTALLA Movistar MotoGP

Marc Márquez y Valentino Rossi llevan años protagonizando una de las mayores enemistades de la historia del deporte. Cuando todo parecía estar más calmado, esta misma temporada en el GP de Argentina, los dos corredores se encontraron, esta vez con el español como culpable de un incidente que encendió de nuevo las ascuas de la guerra entre ambos.

Sin embargo, Márquez quiere que la polémica entre ambos acabe. Ya hace unos meses le tendió la mano para que se calmasen los ánimos, y ahora, aprovechando la disputa del GP de San Marino, donde tendrá de nuevo una gran presión por parte de los tifosi, ha abierto de nuevo la puerta a un 'armisticio' entre ambos. "Yo querría hacer las paces con Valentino, no tengo ningún problema con él", ha dicho en una entrevista a TV8.

Estas palabras, que llegan justo el día después de que conociese al Papa Francisco en el Vaticano, llegan acompañadas de una petición de calma hacia los aficionados italianos. Desde que se abrió la guerra entre ambos en el GP de Malasia de 2015, los fans del italiano no dudan en abuchear y pitar a Márquez cada vez que sube al podio. "No me gustan. Es como en el fútbol: yo animo al Barcelona, pero si el Real Madrid gana y juega mejor, aplaudo a los adversarios. Estamos en la pista jugándonos la vida. Si eres aficionado, te gusta ver adelantamientos y no los colores de quien corre", recuerda a los 'tifosi'.

Rechazo en rueda de prensa

Sobre esta intención de enterrar el hacha de guerra fue cuestionado Márquez en la rueda de prensa previa a la carrera. Con Rossi al lado, el español repitió que él quería tener paz, pero que no dependía de él. De hecho, le tendió la mano al italiano ante todos los medios, a lo que el piloto de Yamaha respondió con un gesto negativo y dejando a Márquez plantado.

Pese al gesto, Rossi dijo después que no necesitan "hacer gestos" porque "está todo bien" entre ellos, aunque la tensión es evidente.