Márquez y Rossi
El piloto italiano de MotoGP Valentino Rossi (d), cae al piso en la última curva del circuito tras un toque con el piloto Marc Márquez (i). EFE

El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) consiguió encadenar en el circuito alemán de Sachsenring, escenario durante el fin de semana pasado del Gran Premio de Alemania de MotoGP, su segunda victoria consecutiva y la quinta en lo que va de temporada, que le permite aumentar su ventaja en la clasificación provisional del Mundial respecto al segundo, el italiano Valentino Rossi.

Precisamente, la guerra que mantienen abierta ambos pilotos desde que en 2015, según Il Dotore, Márquez le hiciera perder el título, parece seguir abierta.

Márquez echa balones fuera y los pone en el tejado del italiano, que no perdona.

En declaraciones a Corriere della Sera asegura que el tema Rossi, para él, está olvidado y que la paz entre ambos "no depende de mí. Después de 2015 lo habíamos resuelto. En argentina pasó ese problema en carrera, le he pedido perdón y también he sido penalizado. ¿Qué mas tengo que hacer?".

Sobre la llegada de Lorenzo a Honda el año que viene, cree que "para nada habrá [habrá tensión]. Uno muy fuerte, con tu misma moto, aclara muchas cosas. Quien pierde no tiene excusas. Y además, todo deportista quiere ganar a los más fuertes. Estoy contento de que llegue. A ningún grande le gusta ganar fácil".