Maradona, en un partido de Boca Juniors.
Maradona, en un partido de Boca Juniors. Marcos Brindicci/Reuters

El ex astro del fútbol argentino Diego Maradona, que recientemene confesó que soñaba con la droga, criticó a Pelé, a Franz Beckenbauer y a Michel Platini por la cercanía que han tenido con la FIFA, organismo con el que varias veces se ha enfrentado en los últimos años.

El "Pelusa" se refirió a varios aspectos de su vida en un programa llamado "Maradona quiso hablar",

"Si yo hubiera abrazado a (Joseph) Blatter sería de la familia de la FIFA, pero sería un hijo de puta", dijo Maradona en una entrevista.

Según el ex capitán de la selección argentina, Platini es "el capo" de la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado) porque "fue el 'mamón' de Blatter (el presidente de ese organismo) durante muchos años", condición en la que también puso a Beckenbauer y Pelé.

"Es muy triste, pero acepto que fueron grandes jugadores de fútbol", afirmó, tras indicar que no se abraza con ellos.

Puedo rehacer mi vida, pero la niñez de mis hijas no la puedo recuperar porque consumía drogas. Y ahora prefieren estar con sus novios".

Al hablar sobre sus problemas con las drogas, Maradona comentó que lo que más le duele es haber perdido tanto tiempo sin compartir con sus dos hijas.

"Puedo rehacer mi vida, tener un montón de cosas, pero la niñez de mis hijas no la puedo recuperar porque consumía drogas. Toqué fondo. Ya no las puedo tener. Una tiene 20 años y la otra 18 y ahora prefieren estar con sus novios", dijo.

Asimismo, señaló que cuando estuvo al borde de la muerte sólo pensaba en el fútbol y en sus hijas. "Tengo que vivir para ellas dos", aseguró.

Interrogado sobre cómo manejar la fama, expresó que quisiera que la gente entendiera que antes de ser futbolista fue persona y que necesita privacidad así esté en la calle.

"Yo también quiero tener el autógrafo de Tiger Wood, pero no voy a molestarlo", explicó.

Conexiones con la farándula

Por otra parte, dijo que todavía se sorprende de haberse cruzado en el camino del líder de la revolución cubana Fidel Castro, con quien habló desde las cero horas hasta las seis de la mañana la vez que lo conoció.

"Habló de comida con mi mamá y mi ex suegra. Me preguntó cómo pateaba los penales y lo le contesté: 'comandante: según el portero'", dijo.

Afirmó ser muy creyente de Dios pero dijo que se distanció de la Iglesia Católica hace años.

"La iglesia es un negocio y el Papa es un político, pero Dios es otra cosa", señaló.

Durante el programa tuvieron breves intervenciones los ex futbolistas colombianos Mauricio Serna, Jorge Bermúdez, Óscar Córdoba, con quienes compartió en el Boca Juniors argentino, así como Faustino Asprilla y Leonel Álvarez.

Maradona terminó la entrevista con elogios para sus ex compañeros Serna, Bermúdez y Córdoba, a quienes calificó de "señores", y destacó su cercanía con personajes de la farándula colombiana como los cantantes Juanes, Carlos Vives y Andrés Cabas.