32 Maratón Popular de Madrid
Una imagen del MAPOMA 2009, que ganó el bahrainí Yaseen. JORGE PARÍS

El corredor bahrainí Khalid Kamal Yaseen, de 26 años, consiguió la victoria en el 32 Maratón de Madrid con una marca de 2.14.30 horas, en una carrera pasada por agua durante la primera hora y en la que el plusmarquista español, Julio Rey, nunca estuvo con los mejores.

A las 9 horas comenzó esta prueba en la que 10.682  participantes salieron con una temperatura de siete grados y bajo la lluvia. No estaba el ganador del año anterior, Chema Martínez, que no llegó a un acuerdo económico con los organizadores.

Julio Rey, subcampeón mundial en París 2003, que había concentrado todas las expectativas en su primer maratón en España, sólo tardó diez minutos en comprobar que no iba a estar con los mejores. Antes del quinto kilómetro se había quedado atrás.

Julio Rey, entre los corredores populares

La carrera fue controlada por el keniano Erick Kibet, vencedor, el domingo pasado, del medio maratón de Pollensa, que mediada la carrera (1h04:25) se había quedado solo con su compatriota Samuel Kalia y el bahrainí Khalid Kamal Yaseen.

Con Julio Rey, plusmarquista español (2h06:52) perdido entre los populares (decimoctavo), el mejor español al paso por el medio maratón era Hugo García (2h08). El toledano se había propuesto un ambicioso doble objetivo: la victoria y el récord de la prueba, pero estuvo lejos de alcanzarlos.

El ritmo hasta ese punto apuntaba a una marca ganadora, en torno a las 2.09.20, claramente por debajo del récord de la prueba que el keniano Joseph Ngolepus acreditó en 2006, con 2h11:30. Yaseen acusó la soledad en la Casa de Campo, cuando se retiró la liebre Kibet, y tuvo que enfrentarse sin ninguna ayuda a los diez últimos kilómetros, la parte más dura de la carrera madrileña.

Después de vomitar un par de veces en plena carrera, Yaseen llegó sin novedad a la meta con dos minutos de ventaja sobre el keniano Kirwa Kosgei.

En mujeres, Sizmaz, de 31 años, campeona de los Juegos Mediterráneos en Túnez 2001 y con una marca personal de 2.31.13, hizo todo el gasto, tirando siempre de la etíope Amane Chewo, a quien dejó clavada en el km. 26.