Carlos Gracia
El presidente de la Federación Española de Automovilismo, Carlos Gracia, en una rueda de prensa. EP

Manuel Aviñó, que fue candidato a la presidencia de la Federación Española de Automovilismo (RFEDA), ha enviado una carta al Consejo Superior de Deportes (CSD) en la que exige a este organismo que actúe contra el titular de aquel organismo, Carlos Gracia, quien a su juicio "no puede permanecer ni un minuto más al frente de la entidad", que dirige desde 1984. El 20 de octubre de 2012, Gracia fue sometido en Zaragoza a un control de alcoholemia con resultado positivo, por lo que le fue retirado el permiso de conducir.

No es de recibo que pretenda apelar a un error o a un incidente cuando es el tercer episodio similar 

Aviñó, que preside la Federación de Automovilismo de la Comunidad Valenciana, escribe a Miguel Cardenal, presidente del CSD, "tras las últimas y desagradables noticias aparecidas en los medios de comunicación en referencia a la persona del Presidente de la RFEDA".  "Quiero hacer pública mi mayor indignación por el hecho de que nuestro deporte se vea salpicado de esta manera por las irresponsables acciones personales de su actual máximo dirigente federativo nacional, al cual creo que no le queda otra salida digna que la de la dimisión inmediata", explica en su escrito.

El automovilismo deportivo debe ser un referente con la seguridad

"Lejos de cumplir con el necesario y exigible proceder ejemplarizante que a cualquier mandatario se le debería presuponer, Carlos Gracia ha llevado a nuestro deporte a la más denigrante actualidad precisamente en un ámbito, el de la seguridad vial, en el que el automovilismo deportivo tiene que ser claro referente de estricto cumplimiento de las normas", agrega. Aviñó recalca: "Para nada son aceptables las disculpas que solicita Gracia ya que, en su contra, juegan dos factores determinantes como son, por un lado, la reincidencia y, por otro, la gravedad de los hechos ocurridos".

El automovilismo deportivo tiene que ser claro referente del cumplimiento de las normas

"No es de recibo que pretenda apelar a un error o a un banal incidente cuando éste es ni más ni menos que el tercer episodio similar que acaba con el Presidente de la RFEDA como triste protagonista de graves sucesos relacionados con el tráfico y la seguridad vial y por los que es sancionado". Además Aviñó considera que Gracia "miente descaradamente al hablar de que fue objeto de un 'control rutinario de alcoholemia', siendo la realidad, por el contrario, que cometió una grave infracción de tráfico y, a consecuencia de la misma, se le fue realizada la prueba de alcoholemia que tuvo un resultado tan por encima de lo que permite la ley que fue sometido a juicio rápido por la vía penal y sancionado a nada menos que ocho meses de privación del permiso de conducción".