Trump como Hitler
Un grupo de personas se reúne para protestar contra la nueva prohibición de los Estados Unidos a la entrada de musulmanes de ciertos países, firmada por el presidente Donald Trump. Justin Lane / EFE

Cientos de personas se reunieron en el Hermann Park al mediodía, desde donde iniciaron una marcha de protesta contra la presidencia del mandatario estadounidense, el republicano Donald Trump.

La marcha concluyó en el campo "NRG", y en su camino se cruzó con la multitud que iba a presenciar el partido de Super Bowl 51 entre los New England Patriots y los Atlanta Falcons. Los manifestantes fueron escoltados en todo momento por más de una docena de policías a caballo.

Los manifestantes, lejos de ser reprobados por las personas que se dirigían al campo de juego, tuvieron respaldo de los aficionados al fútbol e incluso les aplaudieron. Los integrantes de la marcha coreaban la frase Black Lives Matter.

El presidente del Partido Demócrata del Condado Harris, Lane Lewis, que ayudó a coordinar la marcha, dijo que "quisimos aprovechar que el mundo está viendo a Houston para decir que no aceptamos lo que está pasando en la Casa Blanca". Entre los oradores, también estuvo el representante estadounidense Al Green, Demócrata de Houston, quien también señaló estar en desacuerdo con la presidencia de Trump.

Dijo que las personas que se reunieron para protestar son pacíficos y que no querían incitar a la violencia ni causar ningún tipo de daño. "Nosotros defendemos la libertad y la justicia para todos", subrayó Green, quien agregó que "no somos partidarios de lanzar piedras". Los carteles que portaban los manifestantes de todas las edades, eran dirigidos a mostrar que están inconformes con el presidente y sus políticas sobre inmigración.

Trump apostó por los Patriots

Trump había apostado por los Patriots, que comenzaron gafados y remontaron de manera espectacular hasta llevarse la victoria en el primer tiempo extra de la historia.

El presidente es amigo personal de mariscal de campo Tom Brady, del entrenador en jefe Bill Belichick y del dueño de los New England Patriots, Robert Kraft, vaticinó que sería ese equipo el ganador de la Super Bowl.

"No sé cuáles son las probabilidades, son dos grandes equipos, pero voy a decir que los Patriots van a ganar por ocho puntos", Trump le declaró a Bill O'Reilly en una entrevista por la cadena FOX el domingo por la tarde.

Trump también señaló en esa entrevista que los Patriots "han conseguido mucha popularidad" gracias a ser asociados con él, y que Matt Ryan, mariscal de campo titular de los Falcons, es un "gran quarterback".

Los Patriots tuvieron mejor suerte que el último equipo que Trump predijo ganaría la gran cita del fútbol americano, ya que el año pasado él eligió a los Panthers de Carolina y fueron los Broncos de Denver los triunfadores en el Super Bowl 50.