Paolo Maldini, "Il Bello", cuelga las botas en el estadio de su vida, San Siro

  • Se despidió el domingo de su afición.
  • El próximo fin de semana, en Florencia, dejará el fútbol definitivamente tras 24 años de carrera deportiva.
El capitán del Milan Paolo Maldini saluda a sus seguidores en su despedida al final del juego contra el Roma
El capitán del Milan Paolo Maldini saluda a sus seguidores en su despedida al final del juego contra el Roma
EFE

A punto de cumplir los cuarenta y un años, martilleado por las lesiones producto de una larga y brillante carrera profesional, batiendo casi todos los récords de presencias y con casi todos los títulos posibles en su haber y admirado por todos, "Il Bello" Paolo Maldini, "Il Capitano", ha colgado las botas en "San Siro".

El fútbol está triste con la retirada de un jugador ejemplar, dentro y fuera de los terrenos de juego, de un estandarte ("bandera" como se denomina en Italia) del fútbol mundial, no sólo italiano, de quien para muchos es, y ha sido, el mejor lateral izquierdo de la historia.

Muchos apostarán por nombres como el brasileño Roberto Carlos o como el también italiano Antonio Cabrini, el otro "bello" del fútbol transalpino, y por otros más, como mejor defensa zurdo de la historia. Pero Maldini les supera en carisma, en números, en logros, en su faceta de gran líder de un vestuario.

Y es que Paolo Maldini, nacido el 26 de junio de 1968, ha logrado a lo largo de sus 24 años de carrera en la máxima categoría que su apellido sea unido a su nombre y no al de su padre, Césare, una vieja gloria del Milan, del fútbol italiano, que llegó a dirigir a su hijo incluso en la selección.

No en vano, cuando Paolo llegó a la Primera división, con un debut el 20 de enero de 1985, con 16 años y siete meses, se le conocía como el "hijo de Césare". Ahora, 901 partidos oficiales después con la camiseta del Milan, el Césare quien es conocido como el "padre de Paolo", como hace años vaticinó él mismo a EFE.

Desde su debut oficial en el Milan, en terreno del Udinese, donde curiosamente actúo como lateral derecho siendo zurdo nato, hasta hoy, habiendo cumplido los 900 partidos como milanista el pasado fin de semana justo también en Udine, Maldini ha ganado casi todo.

Su primer partido en competición internacional fue el 18 de septiembre de 1985, en el Auxerre-Milán (3-1).

Ahora, 24 años después y tras padecer en los últimos años graves lesiones de rodilla que estuvieron muy cerca de alejarle de los terrenos de juego en las dos pasadas campañas, Maldini ya dice adiós al fútbol como jugador.

El domingo, de momento, se despidió de su afición, del milanés estadio de "San Siro", su casa. Las lágrimas se le han saltado, no sólo a él; y no podía ser menos.

Dentro de una semana, en Florencia, en la última jornada liguera 29008/09, Paolo Maldini "colgará las botas" definitivamente y entrará en el Olímpico de los "ex". De los grandes futbolistas que han marcado época, de los mitos, de los ídolos.

Pero la saga Maldini continúa, pues su hijo Christian ya juega en los infantiles del Milan. No obstante, difícil le será al pequeño quitarse de encima la etiqueta de "hijo de", algo que sí consiguió su padre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento