El Real Madrid se estrelló una vez más en el campo que peor se le ha dado en los últimos 17 años, fue incapaz de superar a un rocoso Deportivo, y pagó con un gol en propia meta del portugués Pepe una derrota, que puede animar de nuevo la Liga.

El conjunto de Bernd Schuster atacó su estadio maldito con una alineación experimental, con Soldado en la punta del ataque junto a Raúl y Guti y Sneijder en la creación, mientras Robinho y Baptista esperaban turno en el banquillo.

El Deportivo, preocupado más por no ceder espacios al Real Madrid y por no perder la compostura que por controlar el ritmo del juego, asumió una especie de calma tensa, convirtió el partido en un duelo táctico e impidió que
los de Schuster estuvieran sueltos y sacaran a relucir sus virtudes.
Así fue el gol: Pepe despejó hacia su propia portería un centro envenenado para desesperación de un sorprendido Casillas.

Ni Drenthe en la banda izquierda, ni Sneijder y Guti en el centro, ni Soldado caído a la derecha, ni Raúl en la frontal, nadie en el ataque del Madrid encontró fisuras en la defensa del Deportivo, aunque el panorama podría haber sido distinto si Turienzo viera un penalti de Coloccini a Soldado antes del descanso.

Fallo en defensa

Raúl, que apenas había tocado balón en el primer tiempo, no estuvo fino en el control tras una gran asistencia de Cannavaro que le habría dejado solo ante Aouate, y cuando parecía que el Real Madrid tenía el partido más a su favor, hizo aguas en defensa.

Un ex madridista, Filipe Luis, que no llegó a jugar con el primer equipo, se vengó de los blancos con una cabalgada por la banda izquierda y un centro envenenado que el portugués Pepe despejó hacia su propia portería para desesperación de un sorprendido Casillas.

Schuster reaccionó once minutos después del gol con la entrada de Higuaín y Robinho, y el Real Madrid, en una lucha contra el reloj, se fue con todo al ataque para tratar de enmendar el rumbo ante un Deportivo que volvió a retrasar las líneas y empezó a buscar la sentencia al contragolpe.

El líder echó más pólvora al encuentro con la presencia de Baptista, que sustituyó a Heinze, impuso mayor velocidad en la frontal del área deportivista, pero sólo inquietó a Aouate con un disparo de Sneijder desde la frontal que se marchó a la derecha del inmóvil portero israelí.

A la desesperada, el Madrid imprimió un ritmo frenético para impedir que el Barcelona pudiera avivar la Liga en la jornada dominical, pero el Deportivo aguantó el pulso y consiguió una victoria que le acerca a la permanencia.

Ficha técnica:

1-Deportivo de La Coruña: Aouate; Manuel Pablo, Lopo, Pablo Amo, Coloccini, Filipe Luis; Wilhelmsson, Sergio (Antonio Tomás; m.87), De Guzmán, Lafita (Guardado; m.80); y Xisco (Riki; m.66).

0-Real Madrid: Casillas; Torres, Pepe, Cannavaro, Heinze (Baptista; m.78); Diarra; Guti, Sneijder, Drenthe (Higuaín; m.68); Soldado (Robinho; m.68) y Raúl.

Gol: 1-0; m.57, Pepe, en propia meta.

Árbitro: Turienzo Alvarez, del colegio castellano-leonés. Mostró tarjeta amarilla a De Guzmán (m.60), Coloccini (m.68) y Aouate (m.89), por parte del Deportivo; y a Guti (m.72) y Pepe (m.92), por parte del Real Madrid.