Leo Messi pasó este martes por el quirófano para operarse de unos problemas renales que sufre desde el pasado mes de diciembre.

Arrastra estos problemas desde el pasado Mundial de clubes

El internacional argentino se reincorporará a la disciplina del primer equipo el próximo miércoles, aunque ese día ya no jugará contra el Valencia en la Copa del Rey.

Messi, que reaparecerá el próximo domingo en Liga ante el Celta, no estará, por tanto, en Mestalla, donde el Barça afrontará el próximo miércoles un mero trámite para clasificarse para la final de Copa tras el 7-0 logrado en la ida de las semifinales, disputada la semana pasada en el Camp Nou.

El jugador argentino desea eliminar de una vez por todas el problema renal que arrastra desde el pasado Mundial de Clubes disputado en Japón.

La víspera del partido ante el Guangzhou chino, Messi sufrió un cólico nefrítico que le impidió jugar la semifinal, aunque se recuperó rápidamente de la dolencia y disputó la final, ante el River Plate argentino, tres días después.