Joan Laporta
El presidente del Barça, Joan Laporta. REUTERS

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, ha sido requerido por el abogado Oriol Giralt, socio barcelonista, para que argumente algunas intervenciones del bufete del dirigente azulgrana, concretamente en relación al acuerdo que suscribieron Mediapro y Johan Cruyff, por el cual el último cobrará tres millones de euros en cinco años.

Debido a que el contrato entre la productora y el ex técnico del Barça se firmó en el bufete de abogados de Laporta y a que, según Giralt, el presidente barcelonista "engañó" a los socios al asegurar que el acuerdo entre Mediapro y el Barça era el mejor del mercado, el mandatario barcelonista ha sido emplazado a convocar una conferencia de prensa "para que aclare las dudas".

El socio azulgrana presentó un escrito el lunes en las oficinas del club requiriendo a Laporta que justifique estos hechos ante los socios, bajo la amenaza de que si no lo hace antes del próximo lunes pondrá a disposición de la fiscalía anticorrupción material que podría implicar al presidente del Barcelona en un presunto delito.

Esto desprende un tufo que no me gusta

Hace unas semanas, el semanario El Triangle informó de que contrariamente a las tesis defendidas por la entidad azulgrana, el contrato firmado por el Barcelona con Mediapro no era el mejor del mercado, sino el del Madrid, y además no está avalado, como sí sucede con la mitad del suscrito por la entidad madridista.

Este mismo semanario añadió unas semanas después con pruebas documentales que el presidente de Mediapro, Jaume Roures, y Johan Cruyff, a la postre cliente del bufete de abogados de Laporta, habían firmado en el despacho del presidente azulgrana un contrato por el cual el ex técnico barcelonista recibirá tres millones de euros en cinco años para la "promoción, gestión, negociación y contratación con terceros de Cruyff en los medios de comunicación".

Giralt considera que no tiene nada que decir sobre este acuerdo, pero sí que se firmase en el despacho de Laporta "justo después de que se cerrase el acuerdo entre el Barça y Mediapro, y que el presidente mintiese cuando aseguró que era el mejor contrato televisivo, ya que no es así, y además no está avalado".

"Esto desprende un tufo que no me gusta", ha señalado Giralt, quien en el verano del 2008 impulsó una moción de censura contra la junta directiva del Barcelona, cuyas actas aún no están firmadas, ya que el proceso aún no se ha cerrado por supuestas irregularidades, y que al final derivó en una grave crisis en el consejo azulgrana, con ocho directivos dimitidos.