Joan Laporta
Joan Laporta atiende a los medios de comunicación del día de la moción de censura. 20MINUTOS.ES/Agencias

La misma fórmula que le planteó Joan Laporta en 1998 cuando estaba en la oposición al entonces presidente Josep Lluís Nuñez acabó debilitándole diez años después. La moción de censura lanzada por el abogado catalán Oriol Giralt, que presentó un total de 9.473 firmas para convocar el referéndum, dejó ayer muy tocada la figura del actual presidente del Barcelona.

Con los datos en la mano, Laporta perdió en la urnas de forma sonrojante, pero tiene el respaldo suficiente para seguir como máximo dirigente azulgrana los dos años que le restan de mandato.

De los 118.528 socios con derecho a voto, 39.389 acudieron a la urnas, lo que garantizó que la convocatoria fuera válida al acudir más del 10% del censo. El 60,6% (23.870 votos) apoyó la moción de censura y, por tanto, la convocatoria de elecciones. Sólo 37,75% (14.871) rechazó la moción. Hubo 1,37% de votos en blanco (540) y 0,27 nulos (108).

De esta forma, Joan Laporta podrá continuar presidiendo el club culé, ya que para que la moción triunfase debía contar con más del 66% de los sufragio emitidos y se quedó en el 60,6%.