Lamar Odom
Lamar Odom pasa por un difícil momento personal. @RealLamarOdom

La vida de Lamar Odom ha sido una constante montaña rusa. Uno de los jugadores zurdos con más clase que han pasado por la NBA en los últimos 15 años, esconde tras de sí un sinfín de dramas personales que le han hecho tocar fondo en numerosas ocasiones. En la actualidad, familia y amigos vuelven a estar preocupados por Odom, al que en fechas recientes se le ha podido ver bajo los efectos de drogas y alcohol, muy pasado de peso y afectado por la muerte de dos amigos cercanos.

Gloria en la NBA

Tras ganar dos campeonatos con los Lakers en 2009 y 2010, su carrera baloncestística comenzó a ir en declive a la vez que los escándalos en su vida personal se multiplicaban. Ya desde pequeño sufrió lo que era tener un padre adicto a la heroína, perdió a su madre por un cáncer y a un primo en un accidente de coche. Su calidad como baloncestista le hizo salir adelante y sobrellevar una vida nada fácil desde pequeño.

Tras ser suspendido por consumo de marihuana en sus primeros años como profesional, Odom logró reconducir su vida hasta que en 2006 sufrió un mazazo del que, según muchos, nunca logró recuperarse emocionalmente del todo: la muerte de su hijo Jayden con tan sólo seis meses de edad.

Su paso por los Lakers supuso recuperar la mejor versión de Odom. Tanto dentro de la cancha como fuera, se convirtió en un referente. Todos sus compañeros hablaban maravillas de él. "Era el alma del vestuario de aquellos Lakers campeones", declaró su compañero entonces, Pau Gasol.

Comienzo del declive

Sin embargo, vivir en Hollywood lo llevó por un camino para el que no estaba preparado. Su matrimonio fallido con Khloé Kardashian (con la que se casó cuando apenas llevaban juntos un mes) y su participación en el reality Khloe & Lamar acabaron pasándole factura. Cayó en una profunda crisis psicológica, según confesó, al no estar preparado para vivir rodeado de fama extradeportiva.

Su salida de los Lakers le llevó a varios grandes equipos donde rápidamente se vio que Lamar se había convertido en una sombra del gran jugador que fue.

Pero eso no fue lo peor. En 2013, apenas tres años de tocar el cielo del baloncesto, tuvo que acudir a una clínica de desintoxicación por su adicción al crack. Para entonces, y con edad para seguir jugando (hoy tiene 35 años), su carrera estaba prácticamente acabada.

Esta semana, han visto la luz unas imágenes de Lamar Odom, con muchos kilos de más. Se encuentra muy afectado por la reciente muerte de dos amigos cercanos y familiares y amigos que temen que esté consumiendo drogas de nuevo. La preocupación va más allá, según publica Hollywood Life, y hay algunos que incluso temen por su vida. Durante los últimos meses, el comportamiento errático de Odom ha levantado de nuevo las sospechas sobre su vuelta al consumo de crack, según podía leerse en TMZ.