Kyrgios
Nick Kyrgios, en el torneo de Washington. EFE

Nick Kyrgios volvió a acaparar todas las miradas por su mal comportamiento en el Masters 1.000 de Cincinnati, donde perdió frente a Karen Kachanov y además recibió una dura sanción de la ATP: 113.000 euros.

Una de las acciones que provocó la multa se produjo cuando el australiano pidió permiso para ir al servicio, pero en realidad quería destrozar dos raquetas. A parte de eso, fue sancionado por conducta antideportiva, obscenidad audible y abuso verbal.

Según apuntan medios especializados la ATP sopesa suspender al tenista por la denominada 'ofensa máxima' al código de conducta, lo que podría tenerle apartado de las pistas durante toda la temporada.

Cometer dos o más violaciones al código de conducta durante una temporada constituyen deberían conllevar dicha sanción, según el reglamento.

La respuesta de Kyrgios ante el castigo de la ATP no se ha hecho esperar y vuelve a mostrar su habitual tono desafiante. El jugador oceánico publicó una imagen en sus redes sociales en la que aparece riéndose, un gesto que ha sido alabado por sus defensores y muy criticado por sus detractores.

Ver esta publicación en Instagram

😏

Una publicación compartida de NK (@k1ngkyrg1os) el15 Ago, 2019 a las 12:09 PDT