Nick Kyrgios
Nick Kyrgios, con las dos raquetas destrozadas. Captura de imagen

Nick Kyrgios ha vuelto a dar muestras de su mal carácter. El tenista australiano la lió esta vez en el Masters 1000 de Cincinnati, en el que se enfrentaba al ruso Karen Khachanov.

Esta vez Kyrgios se dirigió al juez para solicitar un descanso e ir al baño. Sin embargo, su intención no era esa. Una cámara siguió sus movimientos y captó que lo que hizo Kyrgios en el pasillo fue destrozar dos raquetas contra el suelo.

Khachanov, que remontó el partido tras perder el primer set, jugará los octavos de final, mientras que Kyrgios se despidió del torneo regalando una de las raquetas siniestradas a un niño presente entre el público.